lunes, 11 diciembre, 2017

Miguel Hernández y la Eucaristía

Eclipse Celestial Una nube, redondo y puro obstáculo, para mirarte encuentro: sin errores de gallos, eclipse de los cielos. Tu luz en una umbría de blancura: los que ven, no te vemos: ¡mucho mejor!, a oscuras, ¡la fe!, te ven los ciegos. Tú, con naturaleza de semilla, reducido a la mano. Transformado en harina, Traspuesto, Trasplantado. En tan escaso medio tu abundancia, en tan mezquino círculo: en su materia blanca, haces deiforme el trigo. Noche de Ti, con mengua de … [Leer más...]

La niña de nueve años que escribió una carta a enferma con cáncer

Una niña de nueve años acompaña a su familia, voluntaria en el hospital Clínico de Madrid. Cuando entra en la primera habitación se queda bastante conmovida. Mari Ángeles es una enferma de cáncer que lleva mucho tiempo en el hospital. De todas maneras, la niña reacciona con la ternura y la sorpresa normal de  los críos, pero cuando llega a casa decide escribirle una carta. Este es el texto y los dibujos que pintó para ella.  Querida Mari Ángeles: Yo Victoria aunque solo te he visto una vez … [Leer más...]

Carta del nieto a su abuelo enfermo

Entro esta mañana en una habitación del hospital para dar la comunión a un enfermo, guarda cama por un pos-operatorio a corazón abierto. Al final de la visita, me dice que su nieto de 16 años le ha escrito recientemente una carta o pseudo-poema mientras dormía, me la pasa. La leo en voz alta y me pide perdón porque ha vuelto a emocionarse como la primera vez. Me parece tan entrañable que le pido permiso para publicarla, me dice que ¡hombre claro! Aquí va. Hay tanta ternura, que estas … [Leer más...]

Cuando Benedicto XVI explica “Pedro, ¿me amas?”

Nuestro alejamiento de las lenguas clásicas –un barco a la deriva que se va hundiendo irreparablemente– nos impide disfrutar de delicadezas como la que Benedicto XVI resalta en un pasaje de su último libro, Los apóstoles y los primitivos discípulos de Cristo (Espasa), dedicado a Pedro. En griego existen dos verbos que designan la acción de amar: filéo, que expresa el amor de la amistad, tierno y entregado, pero no totalizador; y agapáo, que significa amar sin reservas, con una donación … [Leer más...]

El árbol

La editorial Impedimenta suele seleccionar cuidadosamente sus títulos. Uno de los más recientes es un tratado sobre los árboles escrito por John Fowles, algo así, porque de los árboles deriva a su filosofía. Algunos de los lectores lo reconocerán por ser el autor de “La mujer del teniente francés”, de la que se hizo versión cinematográfica con Meryl Streep a la cabeza del reparto. Al autor inglés se le despertó muy pronto la pasión por la historia natural y por el campo, pero lo único que de … [Leer más...]

La mascota bajo cotrol

La humanidad entusiasta de la vida, porque hay mucha gente que vive sin entusiasmos, se divide en enamorados de perros y enamorados de gatos. Yo me cuento en el segundo grupo, y soy además del subgénero de los que piensan que la mirada del gato lleva menos irracionalidad de la que se le presupone. Pero esto es otra historia. Los que tienen un labrador y le enseñan a que te traiga el palo, se haga el muerto, te dé una patita, luego la otra, se muestran muy celosos de las virtudes de su mascota. … [Leer más...]

El corazón como una piedra

En la relación de apariciones del Señor que vienen hoy en el Evangelio, hay una que siempre se nos escapa en el recuento. Jesús se aparece a los Once cuando están a la mesa, y les echa en cara su incredulidad y dureza de corazón. Aquel reproche no debía sonarles nuevo a los apóstoles, porque bastante aguante tuvo el Señor durante la vida pública ante el lote de egoísmos e inmadureces de los suyos. Por ejemplo, que el Señor se decidiera un día abrir su corazón y se pusiera a contarles que lo iban … [Leer más...]

Arrojar la toalla

El Evangelio de hoy, en el que asistimos a otra pincelada de la presencia del Señor después de su resurrección, está contado sin pizca de solemnidad. Los discípulos vuelven a pescar, además van todos en comandita, se aparece el Señor, les da de comer y lo reconocen. No hay más. Hombre, que estamos hablando de literatura oriental, y tendría que haber mucha más especia de pirotecnia milagrera y toda la exageración que les es propia a los oriundos de la zona. Pero aquí el acontecimiento no se … [Leer más...]

Sin paz no hay nada

Que el Señor se apareciera a los suyos diciendo “Paz a vosotros” no es baladí. Podría haber usado un procedimiento más brillante, una aparición luminosa con banda sonora, no sé, lo que provocara una impresión de sobrecogimiento acompañada de un “eh, despertaos, poneos en marcha, es hora de evangelizar y hablar de quién soy verdaderamente”. Pero el Señor usa un insólito preámbulo que se ha convertido en la marca de la casa del cristiano: la paz. Sin paz no se construye nada, es más, sin el … [Leer más...]

Cristo va mordiendo la tristeza de los suyos

Estos días asistimos a la revelación personal del Señor resucitado a los amigos. Les va mordiendo la tristeza con su presencia. El Amado del Cantar se hace presente cuando ya no se le espera, cuando la Amada ha arrojado la toalla y se vuelve a casa con los suyos. Cristo se había convertido en el maravilloso recuerdo de quienes anduvieron cosidos a él por Palestina. Pero ni se imaginaban que la muerte no tendría dominio sobre Él. En este punto su actitud se parecía estrictamente a la de Pilatos, … [Leer más...]