Jueves, 24 Agosto, 2017

Por qué no nos entendemos con los demás

Por qué no nos entendemos con los demás


"Lo que hay detrás de todo esto es un rechazo de la verdad: no de la verdad racional, empírica, sino de la verdad sobre el otro. Y eso se corrige cuidando el respeto, el amor hacia el otro"

Por qué no nos entendemos con los demás




"Cuanto más profundamente arraigado esta el temor o la antipatía, tanto más firmemente se empeña el ojo en no ver"


"Cuando oímos a un político cuyas ideas no cuadran con las nuestras, tendemos a juzgarlas mal, nos resistimos a admitir que hay algo bueno en ellas, no aceptamos nada, no queremos ni aceptar que eso puede tener algún sentido: es pura ideología de partido, puro interés personal o de clase"

¡Uf!, dirá el lector: Antonio se pone otra vez a filosofar. Bueno, un poco sí, pero me parece que saldrá una filosofía “práctica”. La reflexión se me ocurrió leyendo una frase de Romano Guardini, un filósofo y teólogo alemán: “un arma contra el peligro es ver las cosas con la mayor agudeza para poder combatirlas; otra, no verlas en absoluto, para que no impresionen”. Y me decía yo: ¡claro! Vemos lo que queremos ver, porque -sigo citando a Guardini- “en la mirada actúa la elección de querer ver”.

Cuando oímos a un político cuyas ideas no cuadran con las nuestras, tendemos a juzgarlas mal, nos resistimos a admitir que hay algo bueno en ellas, no aceptamos nada, no queremos ni aceptar que eso puede tener algún sentido: es pura ideología de partido, puro interés personal o de clase. Yo pensaba que esto se debía a una regla de la política: no admitas nada bueno en el adversario, porque estás invitando al ciudadano a que le voten. Pero, a juzgar por lo que dice Guardini, no es solo una actitud defensiva: “Mi mirada la ve [a la otra persona] de otra manera; rechaza lo bueno que hay en ella; subraya lo malo, acentúa las relaciones, ve intencionalidad (…) Cuanto más profundamente arraigado esta el temor o la antipatía, tanto más firmemente se empeña el ojo en no ver”.

Unknown

Pero Guardini da también alguna idea de cómo superar esto: “Para que las cosas cambien, tienen que cambiar los sentimientos. La mente tiene que abrirse a la justicia, el corazón tiene que liberarse”. Me parece que lo que quiere decir Guardini es que estamos ante un problema moral: no querer ver al otro, no querer entenderle, negarse a considerar lo bueno que hay en él, no admitir sus ideas, es, en última instancia, un problema moral. El mensaje del otro me está pidiendo una decisión, una toma de postura. Y negarme a admitir al otro equivale a quedarme encerrado en mí. Y esto no es una actitud psicológica, sino ética, que vemos en los de izquierdas, de centro y de derechas. Y lo peor es que esa actitud nos bloquea seguir viendo, seguir entendiendo. Y esto, dice Guardini, puede producirse de forma fulminante, al primer contacto, o lentamente, tras larga maduración. “Pero al final, siempre se produce”.

Si he entendido bien a Guardini, lo que hay detrás de todo esto es un rechazo de la verdad: no de la verdad racional, empírica, sino de la verdad sobre el otro. Y eso se corrige cuidando el respeto, el amor hacia el otro. Él puede estar equivocado, pero se merece todo mi respeto y aprecio. Por eso le he de escuchar y, si procede, corregirle. ¿Alguien tiene alguna idea de cómo poner en práctica esto en el ambiente político?

Antonio Argandoña
http://blog.iese.edu/antonioargandona

Comentarios

  1. En el ambiente político mundial actual, ¡NO ! Ninguna idea : los que se interesan por la política lo hacen para imponer sus propios intereses montándolos sobre ideologías que les cuadren al momento. Hoy una, mañana otra. YA “se” bloquearon éticamente; no pueden ver ni entender.Por eso izquierdas, centro y derechas no son elecciones para los no-políticos.Da todo igual mientras sigan rechazando la verdad con corazones aherrojados.

Deja un comentario