sábado, 22 septiembre, 2018

Pablo Iglesias o la violencia como política


Pablo Iglesias o la violencia como política 1“Hay otra forma de entender la política; entenderla como boxeo. Entender que la paz no es más que el resultado de una guerra. Así entendieron en ETA la política, e hicieron una guerra que apenas ha terminado. Y que ha marcado, con el dolor de unos y de otros, la Historia política reciente de España y del País Vasco.”

Pablo Iglesias o la violencia como política 2Es decir, que si yo me llevo bien con mi vecino es porque previamente le metido un buen par de leches ¿No? “Entender que la paz no es más que el resultado de una guerra.” Es más, así, sin motivo, sin mediar palabra ¿No? “Así entendieron en ETA la política”. Eso sí, a mí me duele tanto como a él ¿No? “Y que ha marcado, con el dolor de unos y de otros.” Vamos, que el camarada Pablo Iglesias apuesta por la violencia como vía para la solución de los problemas ¿No? “Hay otra forma de entender la política; entenderla como boxeo.”

Pablo Iglesias o la violencia como política 3Pues no, camarada Iglesias, así no entendemos la política la mayoría de los españoles. Aquí hemos soportado durante décadas que una banda de criminales sembrara el terror en España. Cerca de un millar de victimas mortales, miles de mutilados, decenas de miles de madres, padres y hermanos que no pueden olvidar que lo que tu llamas “política”, se llevara por delante a sus seres queridos. Eso no es política. Eso no es la guerra, eso son asesinatos. Asesinatos cometidos por asesinos. Ni más, ni menos. Por su puesto que hay que celebrar que hayan dejado de matar, pero eso no les hace menos culpables. Eso no les hace menos despreciables. Eso no les exculpa. La guerra no ha terminado porque nunca ha habido guerra. Las cajeras de Hipercor que murieron en 1987 no empuñaban un arma, las docenas de niños que murieron a causa de atentados de ETA, tampoco empuñaban armas. No camarada Iglesias. Esto, ni es, ni ha sido una guerra. Ha sido una matanza. Y el dolor no es de “unos y de otros”. Es de los que han recibido un balazo en la nuca por hacer política (de cualquier ideología), es de los que han reventado a causa de una bomba por llevar un uniforme (que no distingue entre ideologías). El dolor es el de las madres que han perdido un hijo. El dolor de los verdugos es un camelo, camarada Iglesias.

Pablo Iglesias o la violencia como política 4Un millón y medio de españoles te han votado para que nos representes en Europa. Pero mucho me temo que la mayoría de ese millón y medio se han quedado en el tono educado y didáctico (que lo tienes) con el que envuelves unas ideas con las que no pueden estar de acuerdo. Parece que con tu escaño de Eurodiputado te has venido arriba. Comienza el verdadero baile. Fuera las máscaras. Cada vez más radical en busca del voto desencantado. Pero verás, camarada Iglesias, desencantados lo estamos todos, y no por eso vamos a seguir al nuevo gurú de la violencia. Ya hemos tenido bastante en este país.

De todas formas, no me sorprende. El manifiesto comunista, escrito por los camaradas Karl Marx y Friedrich Engels, termina con un párrafo demoledor:

“Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente.”

Hay que reconocerte, camarada Iglesias, que no has engañado a nadie. Eso es lo que han votado un millón y medio de ciudadanos. Y eso es lo que tienen.

José Cabanach

Comentarios

  1. Mariangeles Olleros dice:

    Q posibilidad habría d cambiar los afanes rabiosos de este chico en ideales de respeto a la vida y a la paz. No tiene madre o novia o un buen amigo ?

  2. francisco franco genocida y patriota dice:

    Y de 40 de fascismo ¿que? y de guardia civil asesina ¿que? Iros a tomar por culo fachas de mierda.
    Y otra cosa: Os jode no poder exterminar a ETA como estais acostrumbrados a hacer desde el siglo XIX cuando LOS FRANCESES (mira que jode! ) restauraron al borbon asesino de fernando VII con sus cien mil hijos de san luis

Deja un comentario