Miércoles, 16 Agosto, 2017

Gracias Adolfo


Gracias-Adolfo-1Como no sabía que era imposible, lo hizo. En un país acostumbrado a la riña a garrotazos y al ruido de sables, llegó Suárez y le plantó cara. Abrió las ventanas para que entrara aire fresco y convenció a España de que todo era posible. Ese es su logro, hacer que cada español sintiera que las cosas podían cambiar, de que dependían de uno mismo. Puso a un país entero a remar sin importar el color de sus ideas, a contracorriente, sin el motor de un partido, sólo con el esfuerzo de unos remos que parecían inservibles. Ese fue su logro. Convencernos. Lo demás es Historia.

Gracias-Adolfo-2Gracias-Adolfo-6En un país acostumbrado a la desmemoria, es hora de recordar lo que Suárez hace tiempo que olvidó a causa de una enfermedad despiadada. Comprendió que la democracia era un juego en el que no debía faltar ningún jugador, y legalizó al Partido Comunista. Comprendió que para acabar con la crisis se necesitaban todas las manos, y sentó a todos los partidos hasta firmar los Pactos de la Moncloa. Comprendió que los suyos le habían dado la espalda, e hizo las maletas y devolvió las llaves de Palacio para que lo ocupara otro inquilino. Desterró las tutelas de opereta, y no sólo de boquilla. Porque cuando no se agachó ante los tiros del teniente coronel todos vimos que no iba de farol, que Suárez pensaba lo que decía, que ante los salvapatrias estamos todos los demás. Ahora todo eso se ve como algo normal, pero es que ni lo es… ni lo fue. Ese fue su logro. Hacer fácil lo difícil.

Gracias-Adolfo-4Después de cuarenta años de dictadura, en apenas 1700 días Suárez dio la vuelta a España como si fuera un calcetín. Más tarde llegarían los Calvo-Sotelo, González, Aznar, Zapateo y Rajoy, pero la senda estaba abierta, el camino marcado. Porque cuando llegó el Duque todo eran sombras y dudas. Tal vez no fuera el mejor político, tal vez no fuera el mejor Presidente, pero supo tocar las teclas que se necesitaban y España despegó de su pasado. Junto con el Rey fue la cabeza visible de un puñado de hombres, pocos, que confiaron en los españoles. Él fue el motor del autentico cambio, los que vinieron después fueron matices, pinceladas sobre el lienzo que preparó Suárez, manteniendo un equilibrio imposible entre revolucionarios y reaccionarios. Ese fue su logro.

Gracias-Adolfo-5Suárez nunca escribió sus memorias, pero dejó que se recopilaran sus discursos, ideas e intervenciones públicas en un libro que se tituló “Fue posible la concordia”. Siempre se dice que es necesario recordar la Historia para no volver a repetirla, pero releyendo esas páginas tal vez sea el momento de recordar precisamente para repetir. Porque en un momento en el que hemos perdido la inocencia, en el que en política el marketing ha superado a las ideas, en el que las crisis son números y no personas, en el que el que no está conmigo está contra mi… es el tiempo de volver a aprender. Es tiempo de recuperar la concordia que nos enseñó Suárez, con una sonrisa en los labios y un pitillo entre los dedos. Ese fue su logro. Gracias Adolfo.

José Cabanach

Deja un comentario