Jueves, 24 Agosto, 2017

Las tentaciones de Jesús explicadas por Benedicto XVI


Durante su pontificado, Benedicto XVI publicó tres libros sobre Jesús de Nazaret, una trilogía imprescindible para conocer a fondo los pasajes del Nuevo Testamento que subrayan la personalidad y misterio del Hijo de Dios. Como andamos en la primer semana de Cuaresma, y estamos a rebufo del Evangelio de las Tentaciones de ayer domingo, os facilito algunos pasajes del libro que dedica al inicio de la vida pública, en los que analiza de forma deslumbrante las tentaciones del Señor en el desierto.

1360750099736“Jesús tiene que entrar en el drama de la existencia humana, recorrerla hasta el fondo para encontrar así a la oveja descarriada, cargarla sobre sus hombros y devolverla al redil. El relato de las tentaciones guarda una estrecha relación con el relato del bautismo, en el que Jesús se hace solidario con los pecadores”.

“El descenso de Jesús a “los infiernos” del que habla el Credo no sólo se realiza en su muerte y tras su muerte, sino que siempre forma parte de su camino: debe recoger toda la historia desde sus comienzos”.

“Los oasis de la creación que surgen, por ejemplo, en torno a los monasterios benedictinos de Occidente, ¿no son acaso una anticipación de esa reconciliación de la creación que viene de los hijos de Dios? Mientras que por el contrario Chérnobil, ¿no es una expresión estremecedora de la creación sumida en la oscuridad de Dios?”

“El núcleo de toda tentación: apartar a Dios que, ante todo lo que parece más urgente en nuestra vida, pasa a ser algo secundario, o incluso superfluo o molesto. Poner orden en nuestro mundo por nosotros solos, sin Dios, reconocer como verdaderas sólo las realidades políticas y materiales, y dejar a Dios de lado como algo ilusorio, ésta es la tentación que nos amenaza de muchas maneras”

“¿Qué es más trágico, qué se opone más a la fe en un Dios bueno y a la fe en un redentor de los hombres que el hambre de la humanidad? ¿No se deberá decir lo mismo a la Iglesia? Se nos presenta el siguiente reto: “Si quieres ser la Iglesia de Dios preocúpate ante todo del pan para el mundo, lo demás viene después”.

Jes_s_de_Nazaret.II_B_XVI“Pero hay dos momentos relacionados con el pan de Jesús. Uno es la multiplicación de los panes. ¿Por qué se hace en ese momento lo que antes había rechazado como tentación? Este milagro de la multiplicación supone tres momentos: le precede la búsqueda de Dios, además el pan se pide a Dios y por último la mutua disposición a compartir. El segundo momento es la Última Cena. Él mismo se ha hecho pan para nosotros”.

“Sin el cielo, el poder terreno siempre es ambiguo y frágil”.

“El imperio cristiano intentó muy pronto convertir la fe en un factor político de unificación imperial. En el curso de los siglos, bajo distintas formas, ha existido esta tentación de asegurar la fe a través del poder, y la fe ha corrido el riesgo de ser sofocada precisamente por el abrazo del poder. La lucha por la libertad de la Iglesia, la lucha para que el Reino de Jesús no pueda ser identificado con ninguna estructura política, hay que librarla en todos los siglos”.

“El tentador no es tan burdo como para proponernos directamente adorar al diablo. Sólo nos propone preferir un mundo planificado, en el que Dios puede ocupar un lugar, pero como asunto privado, sin interferir en nuestros propósitos esenciales”

Javier Alonso Sandoica

Deja un comentario