sábado, 23 septiembre, 2017

Después de un año, Benedicto XVI explica su renuncia con pelos y señales


Desde el monasterio “Mater Ecclesiae“, dentro de los muros vaticanos, el Papa emérito Benedicto XVI se propuso negar las interpretaciones sobre su gesto histórico de hace un año, mismas que diferentes medios y sitios han retomado en ocasión del primer aniversario de su renuncia. Lo hizo respondiendo personalmente a una carta con algunas preguntas que le habíamos enviado hace algunos días, después de haber leído algunos comentarios en la prensa italiana e internacional sobre su dimisión. De forma sintética pero muy precisa, Ratzinger respondió y desmintió los presuntos contextos secretos de la renuncia, además de invitar a no adjudicar significados impropios a algunas decisiones que tomó, como la de mantener el hábito blanco incluso después de haber dejado el ministerio del obispo de Roma.

BXVI1Durante la última audiencia de los miércoles, el 27 de febrero de 2013, en una Plaza San Pedro inundada de sol y llena de fieles, Benedicto XVI dijo: «En estos últimos meses, he notado que mis fuerzas han disminuido, y he pedido a Dios con insistencia, en la oración, que me iluminara con su luz para tomar la decisión más adecuada no para mi propio bien, sino para el bien de la Iglesia. He dado este paso con plena conciencia de su importancia y también de su novedad, pero con una profunda serenidad de ánimo. Amar a la Iglesia significa también tener el valor de tomar decisiones difíciles, sufridas, teniendo siempre delante el bien de la Iglesia y no el de uno mismo».

Y añadió que su retiro, «escondido al mundo», no significaba «una vuelta a lo privado». «Mi decisión de renunciar al ejercicio activo del ministerio no revoca esto. No vuelvo a la vida privada, a una vida de viajes, encuentros, recepciones, conferencias, etcétera. No abandono la cruz, sino que permanezco de manera nueva junto al Señor Crucificado. Ya no tengo la potestad del oficio para el gobierno de la Iglesia, pero en el servicio de la oración permanezco, por así decirlo, en el recinto de San Pedro».

Justamente estas palabras sobre su voluntad de permanecer «en el recinto de San Pedro» provocaron que algunos hipotizaran que la renuncia no había sido verdaderamente libre ni, por lo tanto, válida; como si Ratzinger se estuviera reservando un papel de “Papa en la sombra“, es decir nada más alejado de su sensibilidad.

Después de la elección de Francisco, de las novedades de su papado y de la sacudida que está dando a la Iglesia con sus palabras y con su testimonio personal, era normal que algunos (como siempre ha sucedido con cada sucesión pontificia) lo opusieran al predecesor. Una comparación que el mismo Benedicto XVI siempre ha rechazado. Durante las últimas semanas, mientras se iba acercando el primer aniversario de su renuncia, hay incluso algunos que han ido demasiado lejos, llegando a hipotizar la invalidez de la renuncia de Benedicto y, por ende, un papel todavía activo e institucional al lado del Papa reinante.

BXVIEl pasado 16 de febrero, quien escribe estas líneas envió al Papa emérito un mensaje con algunas preguntas específicas en relación con estas interpretaciones. Dos días después llegó la respuesta. «No existe la menor duda -escribe Ratzinger en la carta- sobre la validez de mi renuncia al ministerio petrino. Única condición de la validez es la plena libertad de la decisión. Las especulaciones sobre la invalidez de la renuncia son simplemente absurdas». Por lo demás, que la posibilidad de la renuncia hubiera rondado su mente mucho tiempo antes lo sabían las personas más crecanas a Ratzinger. Además lo había confirmado él mismo en el libro entrevista con periodista alemán Peter Seewald (“Luz del mundo“, 2010): «Si un papa se da cuenta con claridad de que ya no es física, psicológica o espiritualmente capaz de ejercer el cargo que se le ha confiado, entonces tiene el derecho y, en algunas circunstancias, también el deber, de dimitir».

Hace un año, fue inevitable que después del anuncio (en dos mil años de historia de la Iglesia ningún Papa había renunciado por motivos de edad) se relacionara este gesto clamoroso con el clima de conspiraciones en la Curia romana y con el periodo de los “vatileaks“. Todo el Pontificado de Benedicto XVI fue un Vía Crucis y, en particular, los últimos años: primero debido al escándalo de la pederastia, que él mismo habría combatido sin inculpar a grupos o «enemigos exteriores» de la Iglesia, sino más bien al mal que proviene del interior de la Iglesia misma. Después, debido a la fuga de los documentos que el mayordomo Paolo Gabriele tomó del escritorio del Papa. La renuncia, pues, fue relacionada con estos contextos. Pero Benedicto XVI explicó, en el mismo libro-entrevista con Peter Seewald, que no se abandonaba la nave mientras se abatía una tormenta sobre el mar. Por ello, antes de anunciar la renuncia, decisión que había tomado tiempo antes y revelada a sus más estrechos colaboradores con algunos meses de anticipación, Ratzinger esperó que el caso de los “vatileaks“, el proceso en contra de Gabriele y la investigación encomendada a los tres cardenales hubieran terminado. Renunció cuando todo ello hubo terminado.

BXVI2En la carta que nos envió, el Papa emérito respondió también a algunas preguntas sobre el significado del vestido blanco y del nombre papal. «Mantener el hábito blanco y el nombre Benedicto -nos escribió- es una cosa simplemente práctica. Al momento de la renuncia no había otros vestidos a disposición. Por lo demás, llevo el hábito blanco de forma claramente diferente al del Papa. También aquí se trata de especulaciones sin el mínimo fundamento».

Hace pocas semanas, el teólogo suizo Hans Küng citó algunas palabras sobre Francisco que Benedicto XVI le escribió en una carta. Palabras que, una vez más, no dejan sitio a interpretaciones: «Yo estoy agradecido de poder estar unido por una gran identidad de visión y por una amistad de corazón a Papa Francisco. Hoy, veo como mi única y última tarea apoyar su Pontificado en la oración». Hay quienes, en la red, trataron de poner en tela de juicio la autenticidad de la cita o, de cualquier manera, la han instrumentalizado. Por ello le pedimos al Papa que confirmara lo escrito: «El prof. Küng citó literal y correctamente las palabras de mi carta a él dirigida», precisó. Antes de concluir con la esperanza de haber respondido «de manera clara y suficiente» a las preguntas que le habíamos enviado.

Andrea Tornielli

Comentarios

  1. ¡Qué difícil tarea la de nuestro Papa emérito y la de nuestro actual sucesor de Pedro, no sucumbir a las pretensiones del mal y de quienes se aprestan a seguir sus indicaciones! El mal ha encontrado nuevas rutas en los corazones atormentados de tantos cercanos físicamente a la Iglesia, pero totalmente alejados espiritualmente. Afortunadamente, esto bien lo saben en su gran sabiduría Benedicto y Francisco, y así lo están combatiendo.
    Ciegos están quienes pretenden ver oscuridad, componendas inconfesables, viles pasiones e intenciones,… visión que -si bien puede tener algún relicto de verdad- es poco más que la prolongación de deseos, miserias y connivencia con la mediocridad personales.
    Y más aún certifican con su comportamiento la validez plena de las palabras del Maestro: “Te doy gracias, Padre, porque has ocultado estas cosas a los sabios y entendidos, y se las has dado a conocer a los sencillos” (Mt.13, 25).
    En mi opinión, no veo diferencias entre un pontífice y otro. Hay diferencia de carisma, hay matices, pero existe una total comunidad orientada al fin común que es Cristo mismo. No es una sucesión abrupta. Eso solo lo ven quienes solo miran las apariencias, que tanto daño hacen. Fraternidad, ecumenismo, autentificación del testimonio cristiano, depuración del servicio,… todo eso está presente en los pontificados de Benedicto y Francisco. Ciertamente, el primero sufrió una fortísima campaña mediática desde el primer momento, dado que además se había expuesto abiertamente por sus anteriores cargos a la crítica, a la demagogia. Su carácter recto y severo, propio de su origen, ha causado un gran contraste con la apertura y cercanía de Francisco. Pero cada uno tendrá su particular calvario. Precisamente Francisco, solo gracias a la presencia continua del Espíritu Santo, está pudiendo afrontar todas las emboscadas que le han tendido y le preparan los enemigos (no de la Iglesia, sino de la Humanidad y de Cristo mismo). Su fuerte compromiso con el mensaje de Jesús está apoyándose inteligentemente en palabras, pero también en gestos y acciones que dejan desarmados a los malintencionados y atizan aún más su rabia.
    Dios proteja a nuestros pastores y refuerce nuestra fe a través de la contemplación pacífica y paciente del trabajo del Señor en nosotros.

  2. Detrás de estas interpretaciones veo dos posibilidades: o una mentalidad apocalíptica obsesiva, o un afán de dividir a la Iglesia.

Deja un comentario