sábado, 23 septiembre, 2017

La responsabilidad de la impotencia…


“Hay mucha gente que cree que la santidad es cuestión de fervor sensible y resultados tangibles, no quieren saber nada de una contemplación que no complace a su razón ni llena sus mentes y voluntades de consuelos y gozos sensibles. Quieren saber adónde van y ver qué están haciendo, y nada más entrar en regiones donde su actividad queda paralizada y no da fruto visible, retornan a los campos exuberantes donde pueden estar seguras de que están haciendo algo y van a alguna parte.

TM003mWY si no pueden conseguir los resultados que desean tan intensa y ansiosamente, al menos se convencen de que han avanzado mucho si han dicho muchas oraciones, si se han mortificado mucho, si han predicado muchos sermones, leído (y tal vez también escrito) muchos libros y artículos, hojeado muchos libros de meditaciones, adquirido cientos de nuevas y diferentes devociones, y peregrinado por toda la tierra.

No es que todas estas actividades no sean buenas en sí mismas; pero hay, en la vida de una persona, momentos en que pueden convertirse en una huida, un calmante, un refugio contra la responsabilidad de sufrir en las tinieblas, la oscuridad y la impotencia, y de permitir a Dios que nos despoje de nuestro falso yo y haga de nosotros los hombres nuevos que realmente estamos destinados a ser”.

Thomas Merton
Nuevas semillas de contemplación

Comentarios

  1. Buenos días,
    Muy acertado este artículo por que a veces nada más que nos dedicamos a hacer y hacer cosas porque no sabemos estar quietos y nos desviados del camino.. y con sólo pararnos a escuchar recibimos, por así decirlo en el mismo contexto, las recomendaciones para volver a nuestro lugar con una sabiduría y experiencia para retomar y no desfallecer.

    • Me hace recordar ” Contemplar mi miseria y vida errante: ¡es para mi hiel y amargura!….que se esté sólo y silencioso. …,..,según su inmenso amor”-Lamentaciones 3

Deja un comentario