martes, 17 octubre, 2017

El judío que elogia el pontificado de Benedicto XVI


El día después del 1º  aniversario de la renuncia de Benedicto XVI, cuando lo encontramos en la sinagoga de la comunidad rabínica Benei Tikvá de la que es rabino desde hace casi cuarenta años, Abraham Skorka piensa en el Papa que dejó y en el que lo sucedió. Hacia el primero nutre una respetuosa admiración, que fue creciendo a distancia y alimentándose de lecturas; hacia el segundo, una afectuosa amistad basada en los cimientos de una periódica frecuentación. «Un gran gesto; una lección de verdadero líder», declara refiriéndose a la renuncia de Ratzinger, que abrió el camino a su amigo Bergoglio. Y no deja de observar que «muchos políticos deberían aprender» del Papa alemán. Así como tampoco que el gesto revolucionario que llevó a cabo será una «matriz» para el futuro.

Popes RabbiSabe muy bien que sin la renuncia de Ratzinger no habría sucedido la elección de Bergoglio, ni tantas otras cosas, como el viaje a su patria espiritual, previsto para mayo, sobre el que se expresó desde el principio. El rabino Skorka es prufente al ofrecer confirmaciones, pero aún así, su sueño, el de acompañar al Papa reinante en la peregrinación a la Tierra Santa, lo define una «posibilidad» concreta.

Insiste en la palabra peregrinación. «La primera vez que hablamos de ello se usó justamente este término», recuerda. Para luego añadir que «el viaje no debe ser politizado». Quiere, por el contrario, «contribuir a un acercamiento de las dos partes. Tanto israelíes como palestinos tenemos un elemento nacional y religioso; la idea es que el Dios de la paz pueda ser invocado con palabras y con gestos que surjan del corazón y no de la fuerza de las armas».

Y por este motivo declara «no entender» la frase atribuida al rabino argentino Sergio Bergman (citada por la Agencia judía de información, Ajn), que identifica en la figura de Papa Francisco al «Che Guevara de los palestinos» y en el viaje un apoyo «a la lucha y derechos» de los palestinos. «Si la pronunció de verdad», aclara varias veces. Una frase «que no me gusta», vuelve a decir condicionando su veracidad, sobre todo porque entra en contradicción con lo que escribió el mismo Bergman en su blog. El rabino de la Congregación Israelita argentina se dirige a Bergoglio llamándolo «mi rabino», «un maestro que me ha escuchado, orientado, aconsejado sobre cómo vivir mi vocación de servir tanto al Creador como a sus criaturas en el desafío del bien común». Desafío al que Sergio Bergman responde desde las filas de Propuesta Republicana, una alianza de tendencias liberal-conservadoras encabezada por el actual jefe de gobierno de Buenos Aires, Mauricio Macri.

Abraham Skorka indica que habló «con el Papa en privado», por lo que está seguro de que el suyo será «un mensaje de paz, equilibrado y muy atento en no herir ningún tipo de sensibilidad. Será, sobre todo, una peregrinación», insiste. «El Che Guevara tuvo ideales grandes de justicia social, de rectitud, pero hay un aspecto, el de las armas, que no comparto. También nosotros queremos la justicia social para nuestros pueblos, pero a través del diálogo y de un cambio profundo de actitud. La historia de la humanidad nos enseña que todas las grandes revoluciones que se afirmaron con el derramamiento de sangre dejaron una estela de odio, y al final fracasaron. La revolución real es crear un hombre nuevo».

Alver Metalli

Deja un comentario