Jueves, 24 Agosto, 2017

“El problema principal de Nigeria es la corrupción”


«El problema principal de Nigeria es la corrupción. Si existiera un mayor respeto de las reglas, tendríamos menos pobreza; muchos jóvenes tendrían un trabajo y Boko Haram ya habría desaparecido». Monseñor Oliver Dashe Doeme es el obispo de la diócesis de Maiduguri, una de las más afectadas por los ataques de los fundamentalistas islámicos. Se encuentra en el extremo norte de Nigeria, cerca de la frontera con Camerún y Chad, desde donde los fundamentalistas islámicos atacan incluso la cercana República Centroafricana. Durante la última semana, en Nigeria los hombres de Boko Haram mataron a más de 40 fieles en una Iglesia caótica de Madagali y dispararon en contra de un pastor y diez cristianos en una Iglesia cristiana independiente de Gulak. Ambas ciudades pertenecen a la diócesis de Maiduguri. Los integrantes de esta secta islámica querrían la creación de un estado islámico en el país, que de por sí se encuentra dividido en dos (cristianos y musulmanes). Desde 2009, año en el que los extremistas lanzaron su desafío al estado, las víctimas civiles y militares se cuentan en miles.

342679_Boko-Haram-militants«Los políticos no han ayudado a los jóvenes, y así algunos de ellos han caído en manos de los fundamentalistas de Boko Haram. Si aquí tuviéramos un nivel adecuado de desarrollo económico, tendríamos paz y no deberíamos afrontar estos problemas», denunció el obispo.

Monseñor Doeme, la pobreza no es el único factor que influye en el fenómeno de los fundamentalísimos. ¿Cómo se combate en contra de las ideas extremistas?

Antes que nada, rezamos a Dios, porque somos hombres de fe. Después hacemos un enorme trabajo en ámbito educativo, para promover la tolerancia y la convivencia con los que piensan de forma diferente. Nunca hemos tenido problemas con los musulmanes que viven en nuestra región, muchos de ellos incluso están en contra de Boko Haram y del fundamentalismo.

Y el estado, ¿defiende a la población?

No lo suficiente. Aquí se necesita el ejército. Faltan hombres, soldados y policías que defiendan a la gente.

El arzobispo de Abuja, el cardenal John Onalyekan, afirmó que, si Dios quiere, Boko Haram desaparecerá dentro de poco. Es más, hace solo diez años no existía…

¡Estoy absolutamente de acuerdo! Yo nunca he escuchado a nadie, entre mi gente, apoyar esas ideas y mucho menos los ataques tan violentos.

Solamente en su diócesis Boko Haram ha atacado y destruido unas quince Iglesias. ¿Cómo reaccionan las comunidades afectadas por la violencia?

Con gran energía. Hace poco estuve en Damatru, en donde los terroristas mataron a 60 fieles hace dos años; bombardearon la Iglesia durante una celebración. El edificio todavía está en ruinas, no tenemos los fondos necesarios para reconstruirlo. Solo pusimos la primera piedra, y esperamos, un día, poder continuar el trabajo. Pero los fieles no han perdido el ánimo. Y esto es lo más importante: las actividades, de hecho, prosiguen con normalidad, e incluso más que antes.

Davide Demichelis

Comentarios

  1. Nuria Berenguer Sihuro dice:

    He trabajado 9 años en Nigeria (hasta que la Esclerosis Múltiple me obligó a regresar a España); hice muy buenos amigos con los que aun estoy en contacto; varios de ellos son musulmanes y rezan a “Alá” para que haya paz y por los fallecidos; es un grupo terrorista no aceptado ni siquiera por los musulmanes que ellos dicen “defender”.
    Nigeria tiene una superficie de tres veces España; en el sur, la convivencia entre todas las religiones (50% cristianos y 50% musulmanes, aproximadamente), es excelente; es en el norte donde la casi totalidad es musulmana, donde Boko Haram tiene su caldo de cultivo.

Deja un comentario