Miércoles, 16 Agosto, 2017

A años luz de la regeneración moral


fajo-billetesNo suelo ser pesimista pero esta vez lo veo muy negro. El informe hecho público la semana pasada por Gestha, el Sindicato de los Técnicos de Hacienda, pone la piel de gallina. El resumen es que en este momento de la crisis, 1 de cada 4 euros de riqueza generada en España proceden de la economía sumergida.

El amplio estudio dirigido por el profesor Jordi Sardá, de la Universidad Rovira i Virgili (pulse para descargar texto íntegro  AQUÍ), plantea diversas cuestiones, como la patente relación entre paro registrado y aumento de la economía sumergida Los datos reflejan índices muy elevados de dinero negro a las provincias más castigadas por la crisis.

En efecto, crisis, desempleo, reforma laboral, aumento de los impuestos y recorte de ayudas sociales son algunos de los factores que se han combinado para generar un incremento de esta realidad que ha supuesto un incremento en 60.000 millones de euros desde que cayó Lehman Brothers, lo que supone casi un 7% más en el periodo 2008-2012.

Ya han surgido las voces que justifican estos datos alegando que “gracias” a que hay economía sumergida, se ha evitado un estallido social que podría haber devenido en importantes brotes de violencia, toda vez que la cifra de desempleo sigue en un insostenible 26%. Sin embargo, este aspecto que posiblemente sea real no hace más preferibles estas cifras.

Sin duda, hay que acudir a la raíz de los hechos que no solo pasa por la crisis económica sino también por una presión impositiva por parte de las Administraciones Públicas, necesitadas de dinero para refinanciar sus abultadas deudas. Así que buena parte de la motivación que lleva a la sociedad a tomar el camino del dinero negro pasa por la necesidad, ya imperiosa, de una reforma fiscal en condiciones.

velazquezPero que la crisis sea dramática y que el fisco apriete hasta la extenuación siguen sin ser motivos suficientes para tolerar que el bien común desaparezca. Sin embargo hay un escollo difícil de salvar que está frenando en seco la necesaria regeneración moral que exige la salida de la crisis: el nefasto ejemplo de quienes ostentan el poder.

Partidos políticos, sindicatos, empresas adjudicatarias de concesiones públicas, administraciones de todos los ámbitos… Los escándalos de uso fraudulento de dinero, de generación de facturas falsas, de comisiones ilegales, salpican la prensa tan a menudo que se ha perdido la oportunidad del aprendizaje por la vía del ejemplo, porque los que tienen que velar por el bien de todos no velan más que por el suyo propio.

Así, por mucho que la persecución tributaria se agudice, solo el miedo, y no la recta conciencia, hará que se produzca una regeneración moral que en estos momentos está a años luz de suceder.

María Solano Altaba
@msolanoaltaba 

 

Deja un comentario