Jueves, 25 Mayo, 2017

Universalmente provincianos


Universalmente-provincianos-1Cerca de 500 millones de personas hablamos en español. Pensamos, reímos y soñamos en español. Comemos y bebemos en español, hacemos las tostadas en español y hacemos el amor en español. Un idioma es algo más que un código de comunicación, es una forma de besar, de acariciar. Es una forma de silencio. El español es tan rico que tiene muchos españoles. Hace años todas las Academias de la Lengua Española se unieron, no tanto para unificar el idioma, como para enriquecerlo. Sin embargo, estamos lejos de conseguir un idioma universal. Seguimos apegados al terruño, a lo local. Cada acento del español parece convertirlo en único, y por tanto, diferente al del resto. Y eso nos está perdiendo.

Universalmente-provincianos2Esta Navidad se ha estrenado en España la última película de uno de los pocos genios que aún quedan haciendo cine, Juan José Campanella. “Futbolín” es un cuento cargado de amor, bondad y pasión, realizado en Argentina y hablado en español. Pero con un pequeño inconveniente para los que pretenden hacer de nuestro idioma algo provinciano; los protagonistas hablan con acento argentino. Aquí se ha doblado, y con ello nos hemos perdido gran parte de la gracia que tiene el deje porteño de sus personajes, y el lunfardo que se gastan. Michelle Jenner y Arturo Valls hacen lo que pueden por conseguir lo imposible en la versión de España; igualar al original.

Comprendo que los más puristas defiendan hasta el cansancio las versiones originales subtituladas, y también comprendo a los que “no quieren leer en el cine”. Vale, pero coño, ¡qué ésta la entendemos todos!

Universalmente-provincianos3Recuerdo que en uno de los mejores anuncios de Coca-Cola, la locución era en “español argentino”. Era aquel que decía: “Para los gordos. Para los flacos. Para los altos. Para los bajos. Para los que ríen. Para los optimistas. Para los pesimistas…” Lucio Muñoz, en su magnífico libro La marca de la felicidad, cuenta como la agencia se empeñó durante un tiempo en conseguir doblarlo al “español de aquí”, pero fue imposible, la cosa no funcionaba. Se escribe igual, pero se dice diferente. Incluso, en algún momento, significa algo distinto. Es lo grande del español.

Universalmente-provincianos4

Si queremos que nuestro idioma sea universal, algo con lo que poder movernos por el mundo, ser un referente cultural o convertirnos es una vanguardia artística, debemos protegerlo del provincianismo y dejar a un lado el nacionalismo de salón. Los distintos “españoles” deben enseñarnos, ayudarnos a desarrollar nuestro vocabulario, incluso, a enriquecer nuestra forma de ver la vida. Universalmente-provincianos5¿Alguien se imagina una novela de Vargas Llosa “traducida” al español de España? ¿O un cuento de Borges convertido en una adaptación ibérica? ¿O que Rayuela se hubiera titulado en España Tejo? Pues eso. ¿Entonces por qué se ha doblado Futbolín (Metegol, en argentino)? La respuesta, probablemente, pase porque estamos dejando que la cultura, y muchas otras cosas,  la manejen los directores de marketing. Estamos abandonando nuestra obligación de defender uno de los mejores patrimonios que hemos heredado. Estamos dejándonos llevar por modas efímeras en lugar de disfrutar de la esencia.

Espero que la versión DVD tenga la opción de los dos doblajes, porque Futbolín es una de esas películas que hay que ver muchas veces en la vida.

 José Cabanach

Comentarios

  1. Fui a verla con mis sobrinos ¡y la que más se reía era yo! Fantástica película con muchísimos guiños , muy recomendable…

Deja un comentario