martes, 21 noviembre, 2017

La escritora comunista y el aborto


Un poco estupefacto me dejan las palabras de algunos críticos de la reforma de la Ley del Aborto por considerarla “confesional”, es decir, que en ella se manifiestan argumentos de una presunta “moral católica”. Quiero recoger aquí los argumentos sobre el aborto de una persona ajena a la confesión cristiana, aunque no por ello lejana de una búsqueda incesante de Dios. La escritora Natalia Ginzburg. Nació en una familia culta de ideas socialistas y antifascistas, y fue diputada durante dos legislaturas por el Partido Comunista Italiano, no dejando de escribir hasta su muerte. Transcribo aquí un bellísimo fragmento de su célebre obra “Las pequeñas virtudes”, para que el lector se familiarice con la sensibilidad de la escritora.

Ginzburg1-635x433“Y si nosotros mismos tenemos una vocación, si no la hemos traicionado, si a través de los años hemos seguido amándola, sirviéndola con pasión, en el amor que profesamos a nuestros hijos podemos mantener alejado de nuestro corazón el sentido de la propiedad. Si, por el contrario, carecemos de una vocación, o si la hemos abandonado y traicionado, por cinismo o por miedo a vivir, o por un mal entendido amor paterno, o por cualquier pequeña virtud que se ha instalado en nosotros, entonces nos agarramos a nuestros hijos como el náufrago al tronco de un árbol, pretendemos enérgicamente de ellos que nos devuelvan cuanto les hemos dado, que sean absolutamente y sin salida posible tal como los queremos, que obtengan de la vida todo aquello que a nosotros nos ha faltado”

La editorial Lumen publicó recientemente una recopilación de los ensayos de Natalia Ginzburg. En uno de ellos habla de la decisión de abortar. Toda la exquisitez de la escritora se muestra en un texto  que demanda una reflexión a conciencia.

NATALIA_GINZBURG_Las_peque_as_virtudes“En la idea que tengamos del aborto se esconden los rasgos de nuestra idea de la vida. Con el aborto se ha hecho pedazos nuestra armonía con el futuro, y nos parece que ya no podemos prometer el futuro a nadie. Sobre un pensamiento así no se puede construir nada, pues no es un pensamiento constructivo, sino una especie de fuego que cada uno enciende en soledad y por su cuenta. Abortar es matar, pero se trata de un homicidio que no puede compararse con ningún otro. Es separarse para siempre de una individual, concreta y real posibilidad viviente. Sabemos muy bien que matar está mal, pero aquí, en presencia de una posibilidad viva pero inmersa en la oscuridad, también la idea del bien y del mal está inmersa en la oscuridad. La elección es privada y oscura, pero no porque exista un libre derecho de elección, ni porque “la barriga es mía y hago con ella lo que quiero“. Es una horrible facultad de elegir, la vida o la nada. Quien elige debe elegir por dos, y el otro está mudo”

Javier Alonso Sandoica

Comentarios

  1. precioso y aterrador a la vez el ultimo texto!!

    • Mónica Claudia de la CONCEPCIÓN Pérez Inclán dice:

      Coincido el pensamiento de LA AUTORA es hermoso y al mismo tiempo aterrador de tan real, el último párrafo; “la horrible facultad de elegir la vida y la nada… por dos … “

  2. Gloria Irene Álvaro. dice:

    Una maravilla ese último texto, no he leído nada tan lúcido. ¡ Que el Señor de la vida la haya recompensado!

  3. Diego Pardo Martínez dice:

    La vida está por encima de cualquier signo político o ideología. Atentar contra ella, en cualquiera de sus manifestaciones , es una cobardía. Hablar de un derecho es la mayor aberración que se ha podido inventar, aunque se declare legal.

  4. Javier, muchas gracias lo encontré muy bueno. Tu sabes si este libro de ella se encuentra en inglés? Gracias Paula

  5. Creo que falta algo de texto en ese ensayo de Natalia Ginzburg, “Del aborto”:

    “El aborto legal debe ser pedido ante todo por justicia. Debe ser una decidida y severa petición que la gente dirige a la ley. Es intolerable que las mujeres pobres corran el peligro de morir o mueran abortando con agujas de hacer punto, y que las mujeres ricas puedan disponer de cómodas clínicas y no corran ningún peligro o muy poco.
    La ley debería ser de pura justicia, no debería ser ni rígida ni blanda, sino solo justa, e interferir en los asuntos de los individuos solo cuando estos se encuentren en condiciones de peligro, de desgracia, de culpa o de enfermedad.
    Cuando se quiere y se pide algo, es necesario llamarlo por su verdadero nombre. Me parece hipócrita afirmar que abortar no es matar. Abortar es matar. El derecho a abortar debe de ser el único derecho a matar que la gente debe pedir a la ley.
    Al no estar legalizado el aborto en nuestro país, las mujeres mueren por agujas de hacer punto; y entre la muerte de una persona que tiene ojos, facciones y voz, y la muerte de una forma sin voz ni ojos, es imposible no preferir lo segundo. Abortar no significa eliminar a una persona, sino el proyecto remoto y pálido de una persona; está claro que es un mal menor que mueran estos proyectos remotos y pálidos y no la madre que los lleva dentro de sí; y también un mal menor que mueran estos proyectos remotos y pálidos en lugar de convertirse en niños abocados a un destino de hambre.
    Tal elección no puede ser, pues, más que individual, privada y oscura. Es una facultad pesada como el plomo, una libertad que arrastra consigo hierros y cadenas, porque quien elige debe elegir por dos y el otro está mudo.”

    Natalia Ginzburg (Ensayos)
    Febrero de 1975

    • Acabo de alucinar! no me puedo creer que el autor de esto haya hecho semejante salvajada cortando del texto los párrafos que le iban interesando. Me parece una auténtica vergüenza! Hay un abismo entre uno y otro. Mil gracias por compartir el ensayo completo.

      Javier Alonso, tu te haces llamar periodista? en serio?

  6. Domingo Suárez pozo dice:

    El aborto y la “banalidad del mal”.

    La filósofa alemana Hannah Arendt acuñó la expresión “La banalidad del mal” para expresar que algunos individuos actúan dentro de las reglas del sistema al que pertenecen sin reflexionar sobre sus actos.

    No se preocupan por las consecuencias de sus actos, sólo por el cumplimiento de las órdenes.

    En la época nazi, la tortura, la ejecución de seres humanos o la práctica de actos «malvados» se admiten como normales pues tales órdenes provienen de estamentos superiores, se justifican.

    La natalidad para Arendt es de suma importancia y nos permitirá analizar el tema caliente del aborto desde otra perspectiva. Para Hanna, “dado que todo individuo es irreductiblemente único, su venida al mundo implica la capacidad de ocasionar algo nuevo; el individuo posee la capacidad de inscribir en la realidad algo inédito, algo que antes no estaba…

    Hannah Arendt alerta de que es necesario estar siempre atento a lo que llamó la «banalidad del mal» y evitar que ocurra.

  7. Muy bien explicado. Comunista, no católica, pero con un sentido ético de la vida.

  8. luis miguel ramirez dice:

    El contexto en que hay que considerar el problema del aborto es mucho más amplio y va mucho más allá de la ideología de los partidos… antes todo hijo que nacía era bendito por ser garantía de vida; por el contrario, todo hijo que nace hoy es una contribución a la autodestrucción de la humanidad y por lo tanto es maldito… a un nuevo poder falsamente tolerante no le interesa una pareja creadora de prole (proletaria) sino una pareja consumidora. Los extremistas a ultranza del aborto hablan del aborto como refiriéndose a una tragedia femenina, en la que la mujer está sola con su terrible problema…podría añadirse que cuando la mujer estaba en la cama no estaba sola.

    En el fondo de mi enseñanza consistiría en convencerte de no temer lo sagrado y los sentimientos, de los que el laicismo consumista ha privado a los hombres , transformándolos en feos y estúpidos robots, adoradores de fetiches.

    Pier Paolo Pasolini. Escritos corsarios.

  9. Para Javier Alonso Sandoica, y quien quiera leerlo. Independientemente de la ideología de quien escribe, y por muy honorable que sea la causa que defienda, quien engaña al lector utilizando sólo los párrafos que interesen a su forma de pensar no sólo dañan la idea original del escritor, sino que utilizan la buena fe del lector para aumentar su peopio ego. Si carecen de argumentos propios suficientemente fuertes para defender su modo de pensar, al menos trabajen para mostrar los de otros de su misma opinión sin manipularlos.

    • No es manipulación, es señalar un punto en común, una visión ante lo que es el aborto que a pesar de las diferentes formas de pensar, coincide, (“Cuando se quiere y se pide algo, es necesario llamarlo por su verdadero nombre. Me parece hipócrita afirmar que abortar no es matar. Abortar es matar (…), es separarse para siempre de una individual, concreta y real posibilidad viviente (…) quien elige debe elegir por dos, y el otro está mudo”) a partir de la cual cada uno saca sus propias conclusiones (la escritora unas, el lector es libre de sacar otras).

  10. No estoy de acuerdo con el aborto, me parecen bellas y certeras las palabras de Natalia Ginzburg, pero creo en la libertad de decidir de cada uno. La sociedad no debe prohibir, debe educar y procurar que las personas sean responsables y tomen las decisiones asumiendo las consecuencias. Además de ofrecer las condiciones mínimas de decencia para que tanto la madre como el hijo tengan la posibilidad de sobrevivir con dignidad. El aborto no es un problema social, es de consciencia; pero sí es un problema social una vez que el bebé ha nacido. Si esto estuviera claro habría muchas menos mujeres que pretendieran abortar.

  11. Estoy de acuerdo en que no se debe descontextualizar un articulo para usarlo como apoyo de una opinión. También creo que eso es manipular a las personas.

  12. “….quien elige debe elegir por dos, y el otro está mudo”. Al final esta es la conclusión,el que las mujeres podamos elegir y pensar las cosas dependiendo de las circunstancias de cada una,NO el hacer lo que se nos dice, el obligarnos,el no hacernos responsables de nosotras. Ahí creo que quien elige debe elige por dos, pero los dos están mudos y un tercero toma la decisión porque manda y ya está, y sino…pues ahí te pudras y te mueras tu también, por asesina, y al final eso sería un homicidio indirecto, pero da igual, porque la persona que decida abortar debe morir, porque ha pecado y alaaa al infierno. En fin…ahí lo dejo.

  13. El aborto es sencillamente una cruel aberración, ya que quien quita la vida a esa pequeña e indefensa criatura es su propia madre. Hoy tenemos al alcance de todos, bastantes y diferentes medios, para no quedar embarazada y si a pesar de ello, se produjera dicho embarazo, hay muchas parejas que no pueden tener hijos y serían felices haciéndose cargo de esos niños no deseados.

Trackbacks

  1. […] La escritora comunista y el aborto […]

  2. Free PDF to JPG Converter

    adiciones. — La escritora comunista y el aborto

  3. site web dice:

    site web

    adiciones. — La escritora comunista y el aborto

  4. REFERENCIA DE AYUDA

    adiciones. — La escritora comunista y el aborto

  5. download vshare

    adiciones. — La escritora comunista y el aborto

  6. how to get garageband on pc

    adiciones. — La escritora comunista y el aborto

Deja un comentario