Domingo, 23 Abril, 2017

El economato: solidaridad a buen precio


businessHay un sacerdote de la diócesis de Madrid que no para de organizar buenas iniciativas en su parroquia en uno de esos barrios jóvenes de la capital. Me va a permitir que le diga que la mejor, la que más fruto está dando, la que ha abierto las puertas a todas las demás y ha permitido la imparable corriente de caridad de la parroquia, es la adoración perpetua que organizó con enorme éxito.

Y es que la oración 24 horas al día garantiza una generosidad sin tiempos muertos que no nace sino del encuentro permanente con Cristo. Allí los turnos se van cumpliendo con facilidad y los feligreses, de aquí y de allí, ha entendido que nada hay más fructífero que la oración sincera con el Señor.

La última iniciativa organizada por esa parroquia ha abierto sus puertas esta misma semana. A partir de ahora, la Beata María Ana Mogas cuenta, en sus salas parroquiales, con un economato en el que, las personas a las que se conceda un carnet especial en función de su situación económicamente pueden hacer la compra como quien la hace en el supermercado.

La gran diferencia, porque la hay, es que los precios van muy ajustados a los gastos. Se negocian compras, se reciben otras de manera gratuita, no hay gastos de personal porque la tienda la gestionan voluntarios y, como no hay ánimo de lucro, no se persigue la obtención de beneficios.

La iniciativa nace de la mano de Cáritas y ya cuenta con una veintena de trabajadores voluntarios dispuestos a organizar todo lo que requiere un pequeño ultramarinos. Como cuentan también con una nevera y un arcón congelador, dispondrán de suministro de yogures, otros productos frescos y productos congelados.

El sistema de acceso al economato es sencillo y requiere simplemente de un carnet que facilitan los voluntarios después de estudiar las necesidades reales de cada familia. Es un modelo más de los muchos que la Iglesia plantea para ayudar a las personas en situación de exclusión social. Pero este presenta una llamativa particularidad que tiene especial impacto en los tiempos que corren.

business2Y es que, como demuestran los sucesivos informes Foessa que ha suministrado Cáritas en los últimos años de crisis económica, el perfil del pobre se ha transformado radicalmente. Ya no es una persona sin hogar que, durante mucho tiempo, ha permanecido ajena al mercado laboral, muchas veces por problemas de droga, alcohol o conflictividad.
Ahora se acercan a Cáritas familias honradas y trabajadoras a las que el azar de los ERE ha dejado sin ingresos y el comportamiento salvaje de los mercados financieros, sin vivienda. Son familias que hace solo un par de años vivían con total normalidad y hoy se agarran como pueden a la escasa aportación económica que les llega de alguna de las vías abiertas o de la propia solidaridad.

Para este perfil de necesitado, el modelo de caridad al uso en tiempos de carestía, que consiste en acercarse a la parroquia y llenar el carro de la compra con lo que toca, que es lo que hay, resulta especialmente violento, aunque agradezcan inmensamente la generosidad desinteresada del prójimo próximo.

Sin embargo, el economato les permite recuperar esa sensación de dignidad que se logra con el control de la propia vida. Son ellos los que toman las decisiones de compra, son ellos los que se administran y los que eligen, en función de sus necesidades, los productos más adecuados para sus familias.

El economato acaba de arrancar. A sólo unos metros, 24 horas al día, habrá alguien rezando ante el Santísimo. Rezando, entre otras cosas, por los clientes del economato. Éxito asegurado para esta emocionante iniciativa.

Más información en http://berbellin.wordpress.com/

María Solano Altaba
@msolanoaltaba

Comentarios

  1. Gracias. Has sabido captar la idea y la vida de la parroquia de forma inmejorable. Que Dios te lo pague.

Deja un comentario