Domingo, 23 Abril, 2017

Bolsos y golfos


Bolsos-y-golfos-1La defensa de los derechos de los trabajadores es la bandera de nuestros sindicatos. Así debe ser. La democracia es un juego de contrapesos en la que las fuerzas deben estar equilibradas, donde la cuerda debe estar tensa para no caer en la desidia, pero sin llegar a romperse. Un ejercicio de control garantiza que cada parte cumpla con las reglas del juego. El problema en nuestro sistema procede de la falta de independencia económica de las partes. Es decir, partidos políticos, sindicatos y patronal, se nutren financieramente de los presupuestos del Estado. Esta situación pervierte el sentido último de sus obligaciones. A nadie se le escapa que es difícil morder la mano que te da de comer.

Bolsos-y-golfos-2Esta semana se ha destapado que el sindicato UGT realizó hace cuatro años en Andalucía un congreso en el que se repartieron, a modo de merchandising, carteras de piel. En un país en el que las familias están ahogadas por la falta de recursos, en un país en el que el sistema público de salud está con el agua al cuello, en un país en el provincias como Jaén el paro juvenil alcanza el 75%, es una vergüenza que “los defensores de los trabajadores” se gasten más de 100.000 euros en repartir carteras de piel. Esta actitud de “nuevo rico” es de un descaro inclasificable. Un insulto a todos los ciudadanos que vemos como el IRPF ha subido, que soportamos un IVA que se ha desbocado, que pagamos un euro por receta médica, que nos vemos abocados a la indefensión judicial al no poder afrontar el pago de las nuevas tasas judiciales y que soportamos estoicamente el deterioro progresivo de los servicios sociales en aras de reducir el déficit público. Esos 100.000 euros salieron de 100.000 recetas, para que 700 horteras tuvieran un lugar donde guardar el Boli (diseño de Francis Montesinos, también gentileza del sindicato), durante los coffe-break del congreso. Y es que además de golfo hay que ser inmoral para encargar que falsifiquen en Asia un diseño de Salvador Bachiller, en lugar de generar trabajo aquí.

Bolsos-y-golfos-3Mientras que pequeños empresarios se baten el cobre para mantener a flote sus producciones en España, “los defensores de los trabajadores” piratean diseños nacionales para mandar que los fabriquen en el extranjero. En algún país asiático donde los trabajadores no tienen ningún tipo de protección, donde caen exhaustos por el trabajo para que sus precios puedan competir con los de Occidente, a base de carecer asistencia sanitaria, derecho a paro, vacaciones, o simplemente, un salario digno. Los bolsos del congreso son la prueba más palpable del autentico pensamiento de estos dirigentes sindicalistas.

No es suficiente con la dimisión de los responsables. Es pura necesidad higiénica que pidan perdón a los millones de parados que ven con incredulidad escándalos como este. Debería ser obligatorio que los responsables devolvieran el importe de las facturas falsas que emitieron a cargo del dinero público. Y por supuesto, se hace urgente la necesidad de revisar el modo con el que todos fináncianos a esta banda que parecen sacados de “Alí Babá y los cuarenta ladrones”.

José Cabanach

Deja un comentario