Jueves, 17 Agosto, 2017

Navidad. Ya está aquí


Navidad-3Hace unos días me invitaron a una cena de Navidad. Dije que sí, que estupendo, que para cuándo. Pues para este lunes. Las cenas de Navidad mejor en noviembre, que luego hay mucho jaleo, y preferiblemente en lunes, que hay menos gente por la calle y se puede aparcar mejor en el centro. Claro que sí, bien pensado. Contesté.

Yo no sé si serán esas Navidades estupendas que nos han vendido las películas americanas. Ese Nueva York nevado, pero sin mucho frío. Esa Quinta Avenida con Papá Noel en la puerta de Cartier, Jojojoooo. Ese taxi amarillo que se para antes de levantar la mano, y esas cenas a lo Woody Allen donde todos son inteligentísimos y hacen comentarios agudos sobre la vida, mientras saborean una copa de vino. El caso es que nos ha dado por hacer todo eso, y claro, las Navidades son muy cortas y hay que empezar un mes antes. Aquí, como mucho llueve, Papá Noel intenta limpiarte el parabrisas en un semáforo de Castellana, los taxis están siempre ocupados y en las cenas el comentario más agudo es un chascarrillo sobre Rajoy.

Navidad-2Las prisas nos comen, y el querer ser los que no somos nos mata. Tampoco digo que volver a los peces en el río sea lo mejor que nos puede pasar, pero ser un poco nosotros mismos no vendría mal. Vivimos un paso por delante. Antes de llegar, ya hemos terminado. Es un estado de frustración permanente del que cada vez resulta más difícil escapar.

Navidad-1Hemos sustituido la felicitación navideña por el Wassap en serie. Los regalos por el ticket-regalo, y el anuncio del Almendro por el “Yo no soy tonto” de Media Markt. Las lucecitas que antes adornaban, ahora deslumbran. Comienzan unas Navidades, que serán una carrera e fondo. Intentaremos llegar a las rebajas de enero lo mejor posible. Qué gane el mejor, aunque creo que perdemos con el cambio.

Me gusta la Navidad, pero cada vez me asusta más. Siento un escalofrío parecido al que me recorre el espinazo al escuchar a la niña de Poltergeist decir: “Ya están aquíííí”.

José Cabanach

Deja un comentario