Miércoles, 26 Julio, 2017

“Aunque perseguida, la Iglesia en Asia crece constantemente”


Asia1Han sido diez años llenos de peligros, de experiencias en primera fila, para anunciar a Cristo y narrar la realidad del Oriente. En la Pontificia Universidad Urbaniana en el Vaticano, se ha celebrado recientemente un congreso internacional organizado por AsiaNews para entender el presente y el futuro de Asia y para celebrar los diez años del nacimiento de la agencia en línea, AsiaNews, del Pontificio Instituto de las Misiones en el Extranjero (PIME), fundado en 1850 por mons. Angelo Ramazzotti y que, con el paso del tiempo, se ha convertido en una «comunidad de vida apostólica» conformada por religiosos y laicos consagrados cuya misión es el anuncio del Evangelio a los no cristianos.

La versión impresa de Asianews nació en 1986 y la llegada a la red se dio el primero de noviembre de 2003. Hoy, la realidad que dirige el padre Bernardo Cervellera, cuenta con 5 redactores italianos, dos traductores chinos, dos ingleses y más de 30 enviados.

Padre Cervellera, ¿cómo es en la actualidad y cómo ha cambiado la Iglesia en Asia durante la última década?

La Iglesia, a pesar de las persecuciones, es muy vivaz, crece constantemente. En ese continente exterminado hay una experiencia que puede contagiar positivamente a Europa. Es el testimonio de que la fe llena de sentido la vida, puede tutelar la dignidad de las personas y humanizar verdaderamente a toda la sociedad. A nivel político, Occidente tiende a privilegiar el enfoque económico y de las ganancias, pero los problemas de Asia también son los problemas de todo el mundo.

Asia3¿Cómo describiría la experiencia de estos primeros diez años en línea?

AsiaNews.it nació para corregir la visión un poco estrecha y provincial de una Europa que se encierra en sí misma y, sobre todo, para involucrar al Occidente en la Evangelización de Asia y sobre su realidad. Antes de que los superiores del Pime pensaran en la creación de la agencia cotidiana, recuerdo que traté de que me mandaran como enviado a Asia, en particular a China. La respuesta de diferentes directores de periódicos y revistas fue siempre la misma: Asia es un continente que está demasiado lejos. Sin embargo, pocos meses después esta cerrazón hacia el Oriente de desmoronó. Es decir, el tiempo le dio la razón a nuestra institución, que pescaba en el deseo misionero y en el impulso de Juan Pablo II, que desde la Jornada Mundial de la Juventud en Manila (1995), había profetizado: «Asia es el continente que hay que evangelizar en el tercer milenio».

¿Por qué se insiste tanto en el tema de la libertad religiosa?

Porque es la base de todos los derechos humanos, el perno en el que se funda la dignidad de cada hombre, que es criatura de Dios, fuente de libertad y de encuentro. Garantizar la libertad religiosa también es la vía para garantizar una convivencia entre grupos y pueblos, que evite tanto el fundamentalismo, en donde una religión domina sobre las demás; tanto el laicismo, en el que se margina el aporte de las religiones hacia la sociedad, según las enseñanzas de Benedicto XVI.

Mauro Pianta

Deja un comentario