viernes, 20 octubre, 2017

«La brisa ligera de Dios soplaba incluso en la Shoah»


francisco

El Washington Post refiere el contenido de un correo electrónico enviado por Papa Francisco al hijo de dos sobrevivientes del Holocausto

¿Dónde estaba Dios durante la Shoah? Su presencia estaba escondida, como la de la “brisa ligera” de la que haba la Biblia en la narración del encuentro con el profeta Elías en el Monte Oreb. Es lo que escribe Papa Francisco en un mensaje personal enviado al hijo de dos sobrevivientes del exterminio nazi. Dio noticia el “Washington Post” en su blog “On Faith”, dedicado a temáticas religiosas.

Según lo que refiere esta fuente, Papa Francisco respondió por correo electrónico a un texto que le había enviado Menachem Rosensaft, un abogado estadounidense que también es el fundador de una asociación que reúne a los hijos de supervivientes de la Shoah. En el texto -un discurso pronunciado en la Sinagoda de Park Avenue en Nueva York el 7 de septiembre pasado- Rosensaft planteó el tema de la actitud de Dios  en relación con la gran tragedia vivida por el pueblo judío en el siglo XX. Y respondió diciendo que lo había encontrado en los gestos de humanidad que permanecieron vivos incluso en los campos de exterminio. Citó el ejemplo de su madre, que primero había perdido a su marido y después a un hijo de 5 años en Auschwitz-Birkenau, pero logró encontrar la fuerza (una vez transferida a Bergen-Belsen) para cuidara a otras mujeres de un grupo de huérfanos. Los ayudaba en medio de mil dificultades y llegó a salvar a 149 niños judíos.

Una respuesta que, según lo indicado por el Washington Post, el Papa en el mensaje dijo compartir, citando un pasaje de la Biblia. «Cuando usted, con humildad, nos explica en dónde estaba Dios en ese determinado momento -se lee en el correo electrónico difundido por el periódico estadounidense-, siento en mí que usted ha ido más allá de todas las posibles explicaciones y que, después de un largo peregrinaje (a veces triste, pesado o tenebroso) llegó a descubrir una cierta lógica  partir de la que ahora nos habla; la lógica del Primer Libro de los Reyes, caoítulo 19, versículo 12, la lógica de esa “brisa ligera” (y si no me equivoco esta es una traducción muy pobre de la expresión hebrea, mucho más rica) que constituye la única posible interpretación hermenéutica. Gracias desde lo profundo de mi corazón -concluyó el Papa. Y le ruego que no se olvide de mí en la oración. Que el Señor lo bendiga”.

Por su parte, Rosensaft declaró al “Washington Post” que el mensaje del papa es un “enorme don espiritual” para todos los que han sobrevivido a un acto de violencia. Y expresó el deseo de una mayor y más profunda “integración de la memoria del Holocausto, no solo en el pensamiento teológico judío, sino también en la enseñanza católica”.

Giorgio Bernardelli

Deja un comentario