Miércoles, 16 Agosto, 2017

Jim en el barril de manzanas

Jim en el barril de manzanas

Cada vez que leo soy Jim en ese barril. Tengo esa fascinación por una historia que es ajena.

Jim en el barril de manzanas




Leer es una manera de sentirse acompañado y a la vez solo. Leer es reconocerse en una historia que no es la que tú quisieras.


Quienes no saben estar solos son muy malos lectores, no pueden estar en la oscuridad rodeados de manzanas y escuchando, se cansan inmediatamente.

jim-en-el-barril-de-manzanas ¿Alguien recuerda su primera novela seria? Digo esa que leíste ya en versión adulta, no resumida, todo texto, sin concesiones a la edad. La mía fue “La isla del Tesoro” de Stevenson. Era un libro verde con algunas ilustraciones de la época a plumilla.

Recuerdo aquella lectura de anginas enfebrecida y sin poder abandonar el libro. Se mezclaban las pesadillas con los piratas, el miedo, la ansiedad por saber cómo acababa aquello.

Pero si hay una sensación que recuerdo  por encima de todas es la de Jim en el barril de manzanas, aquel donde se mete y se queda en secreto escuchando y descubriendo las intenciones de media tripulación que eran piratas realmente. Nada será igual desde ese momento.

Cada vez que leo soy Jim en ese barril. Tengo esa fascinación por una historia que es ajena y en la que acabas metida hasta las cejas. Leer es reconocerse en una historia que no es la que tú quisieras. Es sentir atracción como Jim con John Silver. Es estar oculto esperando a ver qué pasa finalmente.

Como Jim en la oscuridad del barril, las voces llegan a veces muy débiles. Como Jim, descubres que a menudo nada es lo que parece. Como él, te sientes huérfano y buscas también la cercanía de alguien, que puede ser muy malo o decente. Leer es una manera de sentirse acompañado y a la vez solo, como Jim. Por eso quienes no saben estar solos son muy malos lectores, no pueden estar en la oscuridad rodeados de manzanas y escuchando, se cansan inmediatamente.

La posada del Almirante Benbow permanece. John Silver es mucho más perverso con el tiempo.  Los piratas no se andan con chiquitas. Hay peligro de muerte porque la muerte siempre acecha.

Y ahí estás tú leyendo, a oscuras, oculta entre las sábanas, con una linterna, con fiebre. Como Jim, muy atenta, bien metida en la vida, en la novela.

Y eso deseo a los lectores de Adiciones este verano: un buen verano de vida y lecturas, bien metidos y creyéndoselo. Como Jim en el barril de manzanas.

Aurora Pimentel

Comentarios

  1. El mío fue Momo de Michel Ende y confieso que me asusté bastante del mundo adulto… Fascinante la lectura!!!! Y yo de momento me sigo quedando con el papel

Deja un comentario