Miércoles, 26 Julio, 2017

¿Por qué los Testigos de Jehová no aceptan las transfusiones de sangre?


por Martín Montes Guirao

por Martín Montes Guirao

Los Testigos de Jehová son miembros de un grupo cristiano cuya doctrina se adhiere estrictamente a la lectura literal de la Biblia. Incluida en la práctica de su fe está el total rechazo a la transfusión sanguínea, creencia basada en numerosos pasajes bíblicos y reiterado en el diario oficial de su iglesia, The Watchtower, a través de estudios relacionados con los riesgos implícitos a la transfusión sanguínea.

Las transfusiones no son la única práctica médica que en un momento dado ha sido enérgicamente rechazada por los Testigos de Jehová. Concretamente, las vacunaciones estuvieron proscritas desde 1931 hasta 1952, durante 21 años, y los trasplantes de órganos por 13, desde 1967 hasta 1980.

pablo_albarracini_testigo_jehova_transfusion_religionLa sangre es esencial para la vida. En una publicación titulada “¿Cómo puede salvarle la vida la sangre?”, la organización Watchtower cita algunos pasajes aduciendo que éstos se refieren al comer sangre. Dicen: “En la Ley se declaró vez tras vez la prohibición del Creador sobre el ingerir sangre para sostenerse la vida. La sangre es la vida; así que no deben comer la vida junto con la carne. Lo que deben hacer es derramarla en la tierra como agua. No la coman, y les irá bien a ustedes y a sus hijos por hacer lo recto. (Deuteronomio 12:23-35, VP; 15:23; Levítico 7:26, 27; Ezequiel 33:25)”.

La razón por la cual los testigos de Jehová no aceptan las transfusiones es que aducen que recibir sangre es como ingerirla, comerla. Y como ciertamente existen versículos que expresan que comer sangre es comer la vida o el alma, ellos creen tener motivo para no aceptar estas prácticas.

por_que_los_testigos_de_jehova_prohiben_las_transfusiones_full_portraitEl paciente Testigo de Jehová (TJ), tiene el derecho, en base a los derechos de autonomía individual, decidir si se transfunde o no. En el caso de menores de edad o pacientes embarazadas, muchas cortes abogan a favor de la vida del niño indicando la necesidad de transfundir aunque el padre y /o la madre estén en desacuerdo.

El mayor principio ético en conflicto es el deber del médico de decidir por el beneficio de preservar la vida de su paciente o respetar la autonomía de éste último. En el caso de una urgencia quirúrgica, la mayoría de los médicos optan por transfundir en beneficio del enfermo Sopesar la ética versus las disposiciones legales es una decisión difícil de llevar a cabo.

Ahora, dentro de sus estudios, los TJ clasifican los componentes sanguíneos (o hemoderivados, conocidos comúnmente) como “permitido” o “prohibido” de acuerdo a, en primer término, si es un componente” mayor” o “menor”; y en segundo lugar, si hay paso de dicho componente a través de la placenta durante la vida intrauterina.

transfusion_de_sangre_2

Debemos tener en claro que el mayor componente de la sangre, que no se ha mencionado en la lista, es el agua, ¿no debería prohibirse? Pero es parte de la sangre. Y, además ¿cómo pueden decir que la albúmina es un componente “menor”, si en 100 mL de sangre hay en promedio de 4,5 grs de albúmina, lo que es considerablemente más que el peso de los leucocitos, o de las plaquetas?. De paso, se prohíbe el plasma, pero no la albúmina, que es su principal proteína, ni se prohíben las globulinas, ni se prohíben los factores de la coagulación, que también forman parte del mismo. La división en componentes “mayores” y “menores” es simple y llanamente irracional y arbitraria. Sin contar con que para producir cantidades clínicamente útiles de cualquiera de esos componentes es preciso procesar muchos litros de sangre.

Aparentemente sería un problema de interpretación de las Sagradas Escrituras, ya que cada vez que se menciona la prohibición de sangre en la Biblia se hace con relación a ingerirla como comida, y es en su forma de nutriente que nos preocupa su prohibición. Por lo pronto, la sangre transfundida no se digiere sino que el cuerpo la retiene de manera similar a un órgano trasplantado. Puesto de manera simple, para recibir un beneficio nutricional de la sangre, deberíamos comerla y digerirla para que fuese asimilada en sus partes mínimas como se hace con la comida, lo cual no ocurre.

Martín Montes Guirao

Comentarios

  1. No puedo compartir la consideración inicial dada en este artículo a los Testigos de Jehová (TdJ) de “grupo cristiano” cuando rechazan la naturaleza divina del Hijo de Dios. Al respecto dicen de manera herética que Cristo Jesús es el arcángel “Miguel” (¡Despertad!;? Quién es el arcángel Miguel?, págs 16-17; 8 de febrero de 2002). Y organizativamente ,por sus comportamientos, deben ser considerados una secta. Dignifcarlos elevándolos a “grupo cristiano” es un error que no debemos cometer al dar la oportunidad de su extensión.

  2. Totalmente de acuerdo. Tras mucho discernir se les puede calificar de secta neo-judáica; nunca de cristianos.

  3. creo que al un eror en las interpretacion de las palabras de DIOS porque la biblia dice que nos comamos sangre pero no dice no se aga las tranfucion de la sangre al projimos que las nececite, amra a tu projimos como a ti mismo.

    • MiguelCanseco dice:

      No se como son tan ciegos, claramente la biblia dice que tenemos que abstenernos de la sangre. Es como si dijeras que no puedes tomas veneno pero si pudes inyectartelo, ovbiamente no lo arias

  4. Ignorantes por favor vean lo que dice hechos 15;20 y 29

Deja un comentario