Lunes, 26 Junio, 2017

En Tierra Santa todas las personas sufren las consecuencias del conflicto


0ca90517Cáritas ha presentado estos días el documental “El invierno en pausa”, un trabajo que refleja el conflicto entre israelíes y palestinos. Un grupo de integrantes de Cáritas Española ha peregrinado a Tierra Santa y ha filmado lo que allí ocurre. Entre otros, se ponen delante de la cámara el patriarca latino de Jerusalén, el obispo auxiliar, un profesor de la Universidad de Belén y la ex directora de Cáritas Jerusalén. Es difícil contar la historia reciente de un conflicto que parece endémico, es como si se respirara desde su origen un humor de maleficio por toda Tierra Santa.

Desde el 11S se ha iniciado la peligrosa tendencia por parte de las autoridades israelíes de explicar el conflicto palestino-israelí en categorías de “emergencias complejas”, es decir, en categorías de terrorismo. Pero cuando existe un tratamiento así del problema, ya no se aplican las normativas del Derecho Humanitario, propias de un conflicto. Para los sucesivos gobiernos israelíes, retornar a la tierra prometida es un derecho de todo judío, no así del palestino, cuya actitud, a pesar de estar auspiciada por la ONU, es considerada una amenaza.

muro_cisjordaniaEl famoso muro de la vergüenza que se extiende por Cisjordania no sigue la famosa Línea Verde, o del armisticio de 1949, entre israelíes y palestinos. El muro se aleja de aquella línea verde, sólo la sigue en un 15% de su trazado, con lo que provoca deliberadamente el encierro de muchos poblados palestinos, atentando contra varios derechos: la libre movilización, la propiedad, la salud, el trabajo, la alimentación y la libertad religiosa (de hecho, los palestinos de Belén no pueden visitar la tumba de Raquel, y hay un sinfín de restricciones a los sitios sagrados).

Un problema mayúsculo es el agua. El trazado del muro y la construcción de asentamientos, que viene desarrollándose desde 2002, dependen de la ubicación de los acuíferos. Israel mantiene el control del agua. Los palestinos sólo dependen de la lluvia y de los camiones-cisterna. Pero, además, Israel prohíbe toda obra de ingeniería para canalizaciones de agua, sólo permite la construcción de cisternas unifamiliares.

c1e87aae0bEn el bando palestino las cosas están muy feas, hay una excesiva ruralidad y no existe un liderazgo unificado, las peleas intestinas son frecuentes, ¿así, cómo van a ser un sujeto político fiable? Hay que pensar además que el 55% de la población palestina es menor de 20 años, es decir, que han vivido toda su vida bajo ocupación y en espíritu de enfrentamiento.

Los cristianos palestinos están desapareciendo de su territorio. Cuando llegan los días grandes, como la Semana Santa, la policía israelí bloquea las entradas a Jerusalén en “previsión de atentados terroristas”, quedándose los cristianos palestinos con el derecho mermado de desplazarse a los lugares históricos de Jesús.

El patriarca latino de Jerusalén dijo en 2011 “la presencia cristiana se ve amenazada por la extinción virtual, y la tierra de Jesús no puede convertirse en un equivalente a una Disneylandia espiritual, con hermosos edificios, sitios históricos y museos. Aquí todas las personas (judíos, cristianos y musulmanes) sufren las consecuencias del conflicto. La ocupación es una imagen atroz para cualquier estado democrático, como es terrible para las personas que viven en las zonas ocupadas; donde se fomenta y nutre el odio y la aversión”.

Javier Alonso Sandoica

Trackbacks

  1. house clearance hemel hempstead

    adiciones. — En Tierra Santa todas las personas sufren las consecuencias del conflicto

  2. ficat dice:

    ficat

    adiciones. — En Tierra Santa todas las personas sufren las consecuencias del conflicto

  3. domain name jim

    adiciones. — En Tierra Santa todas las personas sufren las consecuencias del conflicto

Deja un comentario