Miércoles, 26 Abril, 2017

Internet. Divino sustituto


navegadorEl jueves pasado me acerqué a Correos (ahora fastuoso Ayuntamiento de Madrid) para recoger un paquete. Mientras esperaba mi turno frente al mostrador, escuché la conversación que mantenían dos de los empleados (ahora encargados de logística, antes, carteros). Uno estaba cargando una gigantesca caja, mientras el otro miraba noséqué.

– Joder, y luego dicen que el saber ni pesa ni ocupa lugar. ¡Su puta madre!

– Ya te digo.

– ¿Para qué querrán tanto libro?

– ¡Ya te digo!

– Si ahora todo lo tienes en Internet.

– ¡¡Ya te digo!!

– Aunque la verdad, es lo mismo que los tengas en las estanterías que en el ordenador. En este país no lee nadie.

– Pues es lo que yo digo.

Lo de la lectura en este país es un mal endémico. Que no se lee, ya lo vengo oyendo desde que era un niño, (es como la crisis del teatro) y sin embargo, España es uno de los países donde más títulos se publican anualmente. Alguien me explicará el por qué. Pero lo preocupante de la conversación no era eso, era el hecho de confundir lo que aporta un libro con lo que ofrece Internet. Vengo notando que esa confusión se extiende de manera peligrosa, y eso, a la larga va a causarnos muchos problemas. Los que conocimos la era analógica, es decir, los que teníamos que consultar la Espasa para hacer los deberes del cole, nos damos cuenta de que Internet es un invento revolucionario, rápido, universal, directo y mil cosas más… pero no es un sustitutivo. Sin embargo, los nativos digitales piensan que Internet es el pozo donde se encuentra el saber, y que teniendo wifi con tarifa plana ya tienes acceso a los conocimientos de Minerva, y de paso YouTube.

einsteinEs cierto que Albert Enstein dijo en cierta ocasión que él no se aprendía nada que pudiera llevar en los bolsillos. Si hubiera conocido el Iphone a lo mejor hoy se lo pensaba dos veces.

Estamos viviendo una revolución como la que vivieron en el XIX con la máquina de vapor, como la que se debió vivir cuando se inventó la rueda, o como la que yo viví cuando descubrí el ibuprofeno. Y eso es fascinante. Hace muy pocos años no podíamos imaginar un invento como internet, ahora no podemos imaginarnos el mundo si él. Pero no debemos perder de vista que internet es sólo una herramienta y no el gran gurú que todo lo sabe. Como mucho es el Gran Hermano de Orwell, pero hasta al Ministerio de la Felicidad se la daban con queso de vez en cuando.

big_brotherAhora, en las consultas de los medicos se están dando casos (muchos), en los que el paciente discute un diagnostico porque no coincide con el que han leído en www.masqueunmedicounamigo.org. La caña. Papá que discuten al profesor de su niño una respuesta que les ha solucionado www.unprofealamedida.com. Lo dicho, si tomamos internet como el sustitutivo de todo, vamos listos. Sería como comer jamón en capsulas. (Y eso sí que no).

Internet es un cajón de sastre maravilloso, no lo convirtamos en la Caja de Pandora. Cada cosa en su sitio, y los libros en las manos.

José Cabanach

Deja un comentario