Viernes, 23 Junio, 2017

La ONU promocionará servicios sexuales y reproductivos para jóvenes


Leonor Tamayo Profesionales por la ética

Leonor Tamayo
Profesionales por la ética

Hace sólo unos días trascendía que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU está analizando si ratificará a lo largo de esta semana un informe de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, la sudafricana Navinatham Pillay  en el que se elogian los programas de educación sexual “integral” centrados en la promoción del acceso a métodos anticonceptivos y el aborto.

Tras estudiar el capítulo correspondiente a la salud sexual y reproductiva (arts. 48-53) desarrollado en dicho Informe, Profesionales por la Ética  ha lanzado una carta abierta en la que pide al Consejo de Derechos Humanos que rechace dicha propuesta. La carta, que ha sido enviada al Presidente, Alta Comisionada, Representantes y Embajadores en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU,  puede ser apoyada por cualquier ciudadano sensible, de manera muy sencilla, a través del siguiente enlace: http://www.profesionalesetica.org/alertaedsex.php

onuTal y como se refleja en el resumen ejecutivo del estudio elaborado por nuestra asociación, serias razones de índole educativa y sanitaria hacen inaceptables los programas de educación sexual que la Alta Comisionada de Naciones Unidas pretende impulsar en los Estados. Estos programas  tienen un marcado sesgo ideológico y entran en conflicto con el derecho fundamental de los padres, ampliamente reconocido en la legislación internacional, a ser los primeros responsables de la educación de sus hijos.

El informe publicado en diciembre por la Alta Comisionada para los Derechos Humanos afirma que la salud de los adolescentes depende de «la educación sexual integral y del pleno acceso a servicios sexuales y reproductivos confidenciales adaptados a los jóvenes y con base empírica» y que «las leyes de consentimiento de los padres y de los esposos pueden negar a los adolescentes su derecho a acceder a una información sobre salud sexual y reproductiva».

No es admisible que un organismo internacional refrende las pretensiones ideológicas y totalitarias que sostiene la Alta Comisionada en su informe y sus declaraciones.

Leonor Tamayo
Profesionales por la ética 

Deja un comentario