Miércoles, 26 Abril, 2017

Lo grotesco que resulta programar que los ancianos vivan menos


ministro-Finanzas-nipon-emisor-desconsiderado_EDIIMA20121227_0023_4

El ministro de finanzas del Japón, preocupado por el aumento del gasto social del año anterior especialmente dedicado a los ancianos, afirmó que “el problema no se resolverá a menos que les dejes darse prisa y morir” . Y el eco que la noticia está teniendo en todo el mundo refleja la alarma que los periodistas muestran en los medios ante el panorama actual que otros políticos también están llevando a cabo, pero de un modo más “fino” , con sus propuestas de “Leyes de muerte digna” y “Leyes de ayuda al suicidio” en varios países.

Estas declaraciones son, pues, bienvenidas porque ponen sobre la mesa lo grotesco que resulta programar que los ancianos vivan menos. Y también la alarma social que despiertan, como reflejo de un objetivado rechazo ya que conllevan la deshumanización, en su raíz, de la sociedad más civilizada.

cuidados-paliativos--644x362Las inquietudes financieras y la urgencia por dar respuestas a la crisis actual, hacen que la propuesta más primitiva de no respetar la muerte natural se contagie de un país a otro como la salida más fácil. Sin embargo, no se profundiza en que constituyen por sí mismos oportunidades de riqueza por la creación de nuevos puestos de trabajo mediante empresas y servicios que sostengan el cuidado, la atención y el cariño que nuestros ancianos merecen y, así, todos salgamos ganando. Además, si ya está demostrado que el desarrollo de Planes de Cuidados Paliativos ahorran dinero a losestados y las encuestas de satisfacción otorgan más puntuación cuando los pacientes y familiares son atendidos por unidades específicas de cuidados paliativos, lo tenemos más fácil como trabajo ya abonado. ¿Por qué no se centran nuestros políticos y siguen este camino?

¿Seremos capaces de mostrar los puntos oscuros que tienen las leyes de muerte digna de Andalucía y Aragón, a diferencia de la ley de Navarra, más protectora de la vida de los ciudadanos? ¿Conseguiremos que nuestro país lidere una necesaria Ley Nacional de Cuidados Paliativos que muestre y contagie al mundo que otras salidas son posibles?

María Fernández del Álamo, médico

Deja un comentario