Jueves, 25 Mayo, 2017

Divino, humano, animal


¡Cima de la delicia!
Todo en el aire es pájaro

Jorge Guillén

David Ricardo

David Ricardo

El artista es alguien que tiene respuestas, alguien que actúa, que se expone, que da pasos hacia algún sitio, que intenta, inventa, se emociona. Esperamos que nos dé cosas insólitas: nuevos sonidos, nuevas formas, nuevos textos. Si repasamos la historia del arte, los creadores más respetados siempre se han caracterizado por abrir caminos que otros muchos con menor capacidad han transitado en su carrera artística. A mi entender, el modelo artístico consistente en hacer cosas nuevas se encuentra sometido a escala universal a un designio del que suelen hablar los economistas: la ley de los rendimientos decrecientes. Si una obrera levanta un muro en una semana, mil obreras no levantan el mismo muro en la milésima parte del tiempo. Hay un número óptimo de operarias más allá del cual resulta cada vez menos eficiente el ir añadiendo factores de producción.

Franz Joseph Haydn

Franz Joseph Haydn

Si trasladamos esto al campo artístico, no se trata de que los cuadros empiecen a hacerse mancomunadamente, sino que si tenemos en cuenta la totalidad de lo pintado, compuesto, escrito o diseñado hasta ahora por el género humano, cada vez es más difícil aportar algo que sea artísticamente significativo. Dondequiera que miremos encontra­mos este agotamiento: cada vez las justificaciones de los objetos artísticos son menos potentes. Dicho en otras palabras, Haydn pudo desarrollar su extraordinaria carrera porque el arte musical estaba sometida a rígidas pautas en todos los ámbitos (interpretativo, armónico, contrapuntístico, formal), hasta el punto de que hoy se lo considera como el padre de la sinfonía y del cuarteto de cuerda. Los compositores contemporáneos más destacados en absoluto tienen un talento inferior al de sus insignes antecesores, pero tienen menos cosas por descubrir, y un hipotético Haydn redivivo estaría sometido a las mismas restricciones creativas que los compositores actuales y lograría resultados semejantes a los que consiguen las mejores cabezas en activo.

Arte oceanica

Arte oceanica

Ante la imposibilidad efectiva de hacer cosas nuevas, el artista se ha planteado el ser una persona nueva, y de ahí la importancia que ha cobrado en el ámbito artístico todo lo no occidental. A finales del año pasado estuve visitando en varias ocasiones una institución única que intenta aproximarse al modelo de museo total, ya que en sus salas se pretende recoger muestras de toda el arte de todas las épocas. Lo único que me resultaba nuevo era el arte de Oceanía, y junto con el arte africana me dio la impresión de ser la única manifestación presente en el museo no impulsada por el poder político y económico.

“Es cierto que los animales disponen de un cerebro menos avanzado que el nuestro para pensar, pero a cambio sólo piensan en cosas importantes”

Publio Virgilio Maron

Publio Virgilio Maron

Esto no quiere decir que el arte no pueda ser promovido por los mecenas. Nuestra deuda con ellos es inmensa. Octavio Augusto le encargó la Eneida a Virgilio. Cuando el poeta sintió cercana la muerte, ante la imposibilidad de terminarla y corregirla, reclamó el manuscrito con el propósito de destruirlo. Afortunadamente, el hombre más poderoso de su tiempo tuvo el discernimiento de denegar el permiso para la comisión de semejante atrocidad. Sin embargo en esta obra no encontraremos otra cosa que justificaciones y loas al mundo romano.

Ludwig van Beethoven

Ludwig van Beethoven

Se dirá que desde el romanticismo hay abundantes ejemplos de arte que atenta contra lo establecido, pero en general el esquema que se adivina es el de la sustitución de los poderosos por los aspirantes a poderosos. La mayor parte de los movimientos de contestación actuales que observamos en España, uno de los centros mundiales de la protesta, pretende el mantenimiento de parcelas de poder detentado por los mismos que se manifiestan: lo que mueve a la gente es querer más, y no se observa nunca el menor atisbo de autocrítica ni de reconocimiento hacia el contribuyente que ha estado tantos años pagando en exceso por determinados servicios o productos. Ésta es también la antiquísima lógica de supervivencia que subyace a la acción artística actual: más fama, más influencia, más dinero. Una autobiografía que se titulara hoy ‘Poesía y verdad’ a la manera de Goethe, resultaría insólita, un verso como ‘morí por la Belleza’ de Emily Dickinson, sería considerado ingenuo.

Karlheinz Stockhausen

Karlheinz Stockhausen

El megalómano y genial compositor Karl-Heinz Stockhausen profirió multitud de majaderías a lo largo de su vida, pero en cierta ocasión dijo sin querer algo intere­san­te cuando dio a conocer los tres grupos en que a su entender se dividía la música universal: por un lado estaba la música divina, que era la compuesta por él, como segura­men­te ya sospechaba su entrevistador. A continuación se refirió a la música humana, que era la compuesta por Beethoven. Toda la música restante, según dijo, era propia de animales.

Quizá sea ésta la vía para encontrar cosas nuevas. Nuestros lados divino y humano están agotados para lo artístico. Es urgente recuperar nuestro lado animal, que no es bárbaro ni irracional ni cruel ni inhumano ni estúpido ni primitivo. Es cierto que los animales disponen de un órgano menos desarrollado que el nuestro para pensar, pero a cambio sólo piensan en cosas importantes. Y eso es algo que nos hace falta a nosotros desesperadamente.

Álvaro Fierro Clavero

Comentarios

  1. “Una autobiografía que se titulara hoy ‘Poesía y verdad’ a la manera de Goethe, resultaría insólita, un verso como ‘morí por la Belleza’ de Emily Dickinson, sería considerado ingenuo.”

    Una pena…

    No puede ser que la vía sea “karlheinz”…
    la única vía es la transferida en y desde vena..

    Saludos

Deja un comentario