viernes, 20 octubre, 2017

Amnistía Internacional, pero, ¿qué me estás contando?


1-amnistia-internacionalAbro mi correo electrónico y ahí está, un mensaje de Amnistía Internacional. Siempre leo los correos de Amnistía porque muchas veces nos pasan desapercibidas noticias de las que puede depender la vida de alguien. Lapidaciones, condenas injustas, tratos inhumanos… todo el rosario de barbaridades de las que es capaz el ser humano, que necesitan tan sólo una firma para que, al menos, no caigan en el olvido.

Pero esta vez no, esta vez piden la firma para  reclamar que el Ministro de Educación, José Ignacio Wert,  no elimine la asignatura de Educación para la Ciudadanía. ¡¿Qué me estás contando?!

Según dicen, (corto y pego literalmente de su web):

Millones de estudiantes en España quizás no estudien durante su educación obligatoria temas como igualdad entre hombres y mujeres, violencia de género, racismo, homofobia o sobre pobreza y derechos humanos si el texto de futura ley de educación no se modifica. El borrador de ley presentado por el Ministerio de Educación el pasado 4 de diciembre propone la eliminación de la asignatura de Educación para la Ciudadanía. Esto supone un retroceso inaceptable que puede hacernos volver a la situación de anteriores sistemas educativos en los que los derechos humanos no existían en el currículo.”

Rubalcaba, tercero empezando por la izquierda. Lissavetzky, agachado, el segundo por la izquierda.

Rubalcaba, tercero empezando por la izquierda. Lissavetzky, agachado, el segundo por la izquierda.

Lo que en principio puede parecernos una petición lógica y cargada de buenismo, es en realidad una trampa, un mal truco de magia que esconde en la chistera un doble fondo puramente ideológico. Cuando hablan de… “hacernos volver a la situación de anteriores sistemas educativos…”, seamos claros, se refieren a la época de la dictadura, al franquismo. Por lo visto aquel era un sistema educativo que sólo formó personas con profundas carencias. Y por lo visto el ministro Wert las tiene y las quiere propagar, porque él estudió con un sistema educativo que no contaba con la asignatura que educara en el que los derechos humanos no existían en el currículo. Además se formó en el elitista Colegio del Pilar de Madrid. Todo un crimen. Un pilarista como su compañero de partido, el ex presidente de gobierno, José María Aznar.

“Temas como la igualdad, violencia, racismo… no se deben enseñar adoctrinando con una asignatura tan ideologizada como Educación para la Ciudadanía. Los chavales deben aprender a discernir por sí mismos, y para eso está la filosofía.”

3-Amnistia-InternacionalPero resulta que aquel sistema educativo también formó a personas como Alfredo Pérez Rubalcaba o Jaime Lissavetzky, grandes defensores de Educación para la Ciudadanía. Y para que no haya la menor diferencia con los anteriores, también estudiaron en el Colegio del Pilar. Es decir, aquel sistema educativo no influyó en la ideología de los estudiantes. Más bien, lo contrario, cada uno piensa según sus propios criterios.

Temas como la igualdad, violencia, racismo… no se deben enseñar adoctrinando con una asignatura tan ideologizada como Educación para la Ciudadanía. Los chavales deben aprender a discernir por sí mismos, y para eso está la filosofía. Desde la lucha de clases de Marx, hasta el superhombre de Nietzsche, del mito de la caverna de Platón a la rebelión de las masas de Ortega. Esos deben ser los cimientos en los que debemos formar a las futuras generaciones, el pensamiento. La duda de Descartes, eso es lo que nos hace existir. La formación no necesita una tabla rasa.

Amnistía Internacional comete un grave error al otorgar el mismo rango de importancia a esta petición, -tan legítima como cualquier otra- que a la necesidad de ayuda en conflictos como el de Siria, Mali o Congo. Pero ellos sabrán lo que hacen.

José Cabanach

Deja un comentario