Jueves, 17 Agosto, 2017

Cuando lo obvio necesita explicación


eurosHace unos días el Gobierno de España, presidido por Mariano Rajoy, decidió apelar al Tribunal Constitucional contra la tasa  de un euro por receta médica impuesta por el Gobierno de la Comunidad de Madrid, presidido por Ignacio González. Esto podría considerarse normal si ambos gobiernos fueran de distinto color, pero, en un ejercicio de coherencia, desconocida en la política española, resulta que ambos son del Partido Popular.

El ejecutivo alega las mismas razones para pedir amparo al Constitucional que las que lo llevaron a ejecutar la misma maniobra contra el gobierno del separatista Artur Más, presidente de la Generalitat Catalana. Independientemente que quién tenga razón, de si se debe a un enfrentamiento interno del propio partido o de algún problema estrictamente personal entre ambos presidentes, debemos aplaudir el sentido común aplicado por Rajoy.

presidente_camHay que reconocer que el camarada Tomás Gómez se adelantó a la jugada y consiguió hacerse la foto frente a las puertas del Constitucional antes que los demás, porque él también está en contra de esta medida. Curiosamente el Partido Socialista no se sumó a esta iniciativa contra el gobierno catalán. Según han dicho se les pasó la fecha. Como si los asuntos políticos fueran un yogurt caducado que está dando vueltas por la nevera durante meses.

“El problema, como casi siempre, viene de aquel “Café para todos” con el que se invitó a los nacionalistas a sumarse al juego democrático tras la muerte de Franco”

recurso-psoe

El problema, como casi siempre, viene de aquel “Café para todos” con el que se invitó a los nacionalistas a sumarse al juego democrático tras la muerte de Franco. El artículo 143 de nuestra Constitución nos está saliendo caro, carísimo. España está dividida en pequeños reinos de taifas dónde cada cual se cree el amo del cortijo y hace y deshace a su antojo.

La desigualdad entre los españoles se está agudizando por momentos. Hace unos años eran los ciudadanos de las Comunidades cercanas a Madrid las que acudían a sus Centros Sanitarios para que les pusieran a sus hijos la vacuna contra el neumococo, porque en Madrid era gratis y en el resto no. Para igualar a todos se decidió dejar de suministrarla también en Madrid. Eso sí que es igualdad. Ahora son los madrileños los que agarran el coche y se largan a Toledo, Cuenca o Guadalajara para no pagar el euro por receta. ¡Cuidado amigos, qué al final lo palmaremos todos! Demencial.

euroxrecetaTodos los españoles pagamos el 21% de IVA, todos pagamos a la Agencia Tributaria nuestro IRPF correspondiente. En fin, a la hora de apoquinar el platillo pasa para todos por igual. Pero luego resulta que cada reyezuelo hace de su capa un sayo y reparte prebendas entre sus súbditos para seguir manteniéndose en su pequeño trono. En cada Comunidad impera una ley distinta para casi todo. No puedo entender como los derechos, deberes y obligaciones de los ciudadanos de un mismo país sean tan distintos dependiendo de la coordenada del mapa donde habiten. En Europa no entienden este sistema que nos hemos inventado, pero lo peor es que no lo entienden ni nuestros dirigentes. A pesar de que los profesionales de la política lo defiendan a capa y espada, lo cierto es que deberíamos hacérnoslo mirar, porque además de injusto es absurdo.

Lo universal ha pasado a ser regional. La historia se explica de manera diferente, la lengua es distinta, el calendario de vacunas no se parece el uno a los otros, las normas básicas de convivencia no se comparten… y así con todo. Aunque lo del euro parezca lo de menos, ha conseguido que 2+2 no sean 4, si no 4 más un euro. Hasta las matemáticas son distintas para cada Comunidad. Es necesario explicar lo obvio, es necesario que nos sentemos para reflexionar qué país queremos.

José Cabanach 

Deja un comentario