Jueves, 25 Mayo, 2017

A la ONCE le toca premio


El Comité de Redacción de PR Noticias ha concedido a la ONCE un merecido Premio Especial a su ‘Mejor Campaña de Marketing Social’. ¿El mérito?, sus innumerables campañas para situar la igualdad de los discapacitados en la primera línea pública. No sé si se recordaréis los anuncios recientes de la Fundación ONCE, pero son miniaturas muy lúcidas sobre la discapacidad, todas ellas cargadas de humanidad. No es fácil explicar a tu hija de 8 años que va a tener una vecinita de su misma edad con síndrome de Down. El anuncio apareció el año pasado, y en él vemos a un padre poniendo las zapatillas a su hija y diciéndole que su vecina es una niña “especial”. La hija no entiende eso de “especial” y se pone a hurgar, “¿pero puede jugar a las cocinitas?, ¿y a las chicas grandes?, ¿y puede leer historias?”; y el padre le dice que claro, a lo que la niña responde, “¿entonces qué tiene de especial?”.

Todos los spots van en la misma línea. El sordomudo y la chica del metro que cruzan miradas. Ella dice a su amiga que es muy guapo, y el sordomudo, que lee los labios, le responde en signos con un “gracias”, que traduce su amigo. En fin, que hay mucha inteligencia en España cuando nos ponemos creativos y servimos a causas imprescindibles, como la integración de los que parecen diferentes.

Y son campañas que hacen bien en el espectador, porque hay muchos padres con miedo a embarazos que se avecinen “con dificultades”, término espeluznante para hablar de la llegada de un ser humano a este mundo.

Sabemos los datos escalofriantes de abortos cuando, por la amniocentesis, los progenitores conocen que su hijo vendrá con la trisomía del cromosoma 21. El 11 de agosto del 2010, el Tribunal Supremo indemnizó a un niño con síndrome de Down con 1.500 euros mensuales de por vida porque la amniocentesis falló, es decir, se privó a los padres de su clara decisión de abortarlo. Una aporía absolutamente de culebrón, ya que la consecuencia de una negligencia médica no dio como resultado un fallecimiento, sino el nacimiento de un nuevo ser.

La ONCE y sus campañas favorecen un clima de auténtica integridad, que implica lo reconocido en los artículos 1 y 2 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: se nace con dignidad, porque se es digno. Enhorabuena a la ONCE por el premio

Javier Alonso Sandoica

Deja un comentario